text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Claves para crear esquemas temáticos

      
Fuente: Shutterstock

Todos hablan de crear esquemas para estudiar, pero pocos saben qué elementos se deben tener en cuenta a la hora de realizarlos. Por este motivo, a continuación te contamos cómo podés crear los mejores esquemas temáticos para obtener los mejores resultados.

 


Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)

Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.

Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.

Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad

 

 

1. Elegí un tema
Con el fin de mantener tus pensamientos lo más ordenados posible, es fundamental que antes de empezar elijas las características de tu trabajo. Puede ser: reflexivo, persuasivo, informativo o investigativo. En esta primera etapa no es necesario ser demasiado específico; basta con elegir un tema amplio e ir acercándose progresivamente al objeto de estudio final.  

 
2. Planteate metas
Elegir una meta final te permitirá direccionar tu tema y estructurarlo de la mejor manera. Serás el único responsable de tomar las decisiones fundamentales sobre el trabajo, podés elegir entre profundizar sobre un único tema o comparar y contrastar dos cosas.

 
3. Determiná su causa y efecto
Una buena manera de entender lo que se está estudiando es exponiendo su causa y efecto, es decir, por que ocurrió.

 
4. Buscá material
Por más que un trabajo esté bien hecho, siempre resulta necesario incluir citas de autores, estadísticas, imágenes y reflexiones personales. La clave está en ampliar las afirmaciones con evidencia, garantías y ejemplos para darle más valor a tu trabajo. No te olvides de anotar los nombres de los libros y las páginas donde encontraste la información.

 
5. Definí o analizá un concepto en particular
Una buena idea consiste en elegir los términos más importantes y desarrollarlos más en profundidad.

 
6. Elegí un formato de esquema
Podés elegir el tipo de esquema que más te guste: de frases cortas y genéricas o más complejo y de oraciones completas.

 
7. Identificá las categorías principales
Este paso consiste en dividir tu tema central en distintas categorías lógicas y etiquetarlas con números romanos (I, II, III, IV, etc.).

 
 8. Agregale dos puntos a cada categorías
Basándote en tu documento elegí dos puntos secundarios y etiquetalos con las letras mayúsculas del alfabeto español (A, B, C, D, etc.). No te olvides de aplicar una sangría de 1,3 a 2,5 centímetros con respecto al primer nivel.

 
9. Incluí subsecciones
Para organizar mejor los niveles de tu esquema, es importante que incluyas subsecciones y los etiquetes con números (1, 2, 3, 4, etc.), luego con letras minúsculas (a, b, c, d, etc.) y por último, de vuelta con números (1, 2, 3, 4, etc.).

 
10. No te olvides de la conclusión
Por más que el esquema sea solo para estudiar, es conveniente que intentes aproximarte a una conclusión y que la respaldes con evidencia específica.
 
 

» Si todavía no sabés qué vas a estudiar, no podés dejar de visitar nuestro portal de estudios



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.