text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo lidiar con compañeros de trabajo que dan problemas cuando tu jefe no está cerca

      
<p>Es común que en todo grupo de trabajo existan<strong> compañeros difíciles</strong>, que frente al jefe se muestran de una manera, pero apenas este se va cambian y tengan actitudes nocivas que al resto del grupo no les gusta. Esto puede ser especialmente<strong> frustrante cuando la imagen que tiene tu jefe sobre este compañero dista bastante de la realidad</strong>, llegando incluso a ser promovido. Si bien probablemente te sientas tentado a hacer algo, primero es mejor que pienses e intentes entender por qué la otra persona se comporta de la manera que lo hace y qué podés hacer al respecto.</p><blockquote style=text-align: center;>Si estás buscando trabajo, registrá tu currículum <a href=https://empleos.universia.com.ar/buscoempleo/ class=enlaces_med_generacion_cv target=_blank id=EMPLEO>aquí</a> y postulate a las ofertas que tenemos para vos </blockquote><p>A continuación, detallamos cuáles son las formas más comunes de reconocer la inconsistencia entre la imagen real y la que da frente a su jefe.</p><p> </p><p><strong>El vago</strong></p><p>Un perfil muy común. Es una persona elocuente, que frente al jefe se desenvuelve muy bien y que se muestra comprometido, pero que<strong> al momento de trabajar en equipo nunca hace su parte</strong>.</p><p> </p><p><strong>El falso</strong></p><p>Se muestra frente a vos como amable y buen compañero. Sin embargo, te enterás que esta persona, que aparentemente te apoya y reconoce tus capacidades frente al jefe, apenas puede y sin que lo sepas, <strong>habla con tu superior para transmitirle su preocupación sobre temas que te competen dejándote en una mala posición</strong>.</p><p> </p><p><strong>Inescrupuloso</strong></p><p>Frente al jefe se muestra como un profesional respetuoso, pero apenas se va se cambia y se transforma en un ser grosero y sin escrúpulos. Una persona que <strong>muestra su mejor cara cuando precisa algo para su propio beneficio</strong>.</p><p>               </p><p>Independientemente de cuál es el perfil de tu colega, tomá nota de las siguientes recomendaciones para saber cuál es la mejor manera de reaccionar en esta situación.</p><p> </p><p><strong>1. No te lo tomes personal</strong></p><p>En primer lugar es importante que <strong>no te lo tomes como algo personal</strong>. Cuando ves que actúa y se muestra como realmente es y tiene actitudes que te molestan, lo primero es dar un paso atrás y observarlo. Lo más fácil es ponernos en el lugar de víctimas, pero la realidad es que su manera de actuar responde más que nada a inseguridades y malas experiencias pasadas. Son muy poca las personas que premeditadamente son malas. Sus inseguridades lo llevan a mostrarse de una manera ante el jefe. Quizás trabajaron en otro lugar donde incorporaron de forma equivocada que esa es la manera de conseguir lo que desean.<br/><br/></p><p><strong>2. No le sigas el juego</strong></p><p>Cuando aflora su verdadero comportamiento puede ser tentador dejarlo en evidencia. Nos vemos atrapados en nuestras emociones y pensamos lo injusto que es y nos molesta que nuestro jefe no se da cuenta. Pero lo que no debemos hacer es entrar en su juego y dejarnos llevar, ya que nuestra reacción puede terminar siendo perjudicial para nosotros y hacernos quedar como los malos de la película. Tené paciencia. Es muy difícil engañar a un buen jefe por mucho tiempo.</p><p> </p><p><strong>3. Intentar el diálogo constructivo</strong></p><p>Antes de hacer algo,  primero es bueno analizar si su comportamiento te afecta solamente a vos o al resto del grupo también. Si te parece que afecta a todo el equipo y decidís que es momento de hacer algo, antes de hablar con tu jefe lo mejor es dialogar con esta persona en privado, intentando que mejore su actitud, pero no en una actitud desafiante.</p><p> </p><p><strong>4. En caso extremo, hablar con tu superior</strong></p><p>Si no ves un cambio en su comportamiento y considerás que su actitud continúa perjudicando al resto del grupo, entonces cautelosamente intentá hablar con tu jefe. Antes de llegar a esta instancia <strong>preguntate si hiciste todo lo que podías para resolver esto por otra vía</strong>; cómo es tu relación con tu jefe; cómo podés presentar esta situación sin que se convierta en un problema para ti y cuál sería el mejor momento para hacerlo.</p><p>Es importante que antes de hablar con tu jefe seas claro en tus intenciones y que pongas el foco en el trabajo.</p><p> </p><p><strong>5. Aprendé algo de todo esto</strong></p><p>Generalmente siempre existe una motivo personal que hace que nos moleste tanto la actitud de nuestro compañero de trabajo, y es inteligente intentar aprender de eso y tratar de indagar en nosotros y preguntarnos por qué nos afecta tanto. Por último, intentá hacer el ejercicio de analizar qué cosas positivas tiene este compañero y qué podrías intentar copiar sin ser soberbio, irrespetuoso o perjudicar a otros.</p><p> </p>
Fuente: Shutterstock

Es común que en todo grupo de trabajo existan compañeros difíciles, que frente al jefe se muestran de una manera, pero apenas este se va cambian y tengan actitudes nocivas que al resto del grupo no les gusta. Esto puede ser especialmente frustrante cuando la imagen que tiene tu jefe sobre este compañero dista bastante de la realidad, llegando incluso a ser promovido. Si bien probablemente te sientas tentado a hacer algo, primero es mejor que pienses e intentes entender por qué la otra persona se comporta de la manera que lo hace y qué podés hacer al respecto.

Si estás buscando trabajo, registrá tu currículum aquí y postulate a las ofertas que tenemos para vos 

A continuación, detallamos cuáles son las formas más comunes de reconocer la inconsistencia entre la imagen real y la que da frente a su jefe.

 

El vago

Un perfil muy común. Es una persona elocuente, que frente al jefe se desenvuelve muy bien y que se muestra comprometido, pero que al momento de trabajar en equipo nunca hace su parte.

 

El falso

Se muestra frente a vos como amable y buen compañero. Sin embargo, te enterás que esta persona, que aparentemente te apoya y reconoce tus capacidades frente al jefe, apenas puede y sin que lo sepas, habla con tu superior para transmitirle su preocupación sobre temas que te competen dejándote en una mala posición.

 

Inescrupuloso

Frente al jefe se muestra como un profesional respetuoso, pero apenas se va se cambia y se transforma en un ser grosero y sin escrúpulos. Una persona que muestra su mejor cara cuando precisa algo para su propio beneficio.

               

Independientemente de cuál es el perfil de tu colega, tomá nota de las siguientes recomendaciones para saber cuál es la mejor manera de reaccionar en esta situación.

 

1. No te lo tomes personal

En primer lugar es importante que no te lo tomes como algo personal. Cuando ves que actúa y se muestra como realmente es y tiene actitudes que te molestan, lo primero es dar un paso atrás y observarlo. Lo más fácil es ponernos en el lugar de víctimas, pero la realidad es que su manera de actuar responde más que nada a inseguridades y malas experiencias pasadas. Son muy poca las personas que premeditadamente son malas. Sus inseguridades lo llevan a mostrarse de una manera ante el jefe. Quizás trabajaron en otro lugar donde incorporaron de forma equivocada que esa es la manera de conseguir lo que desean.

2. No le sigas el juego

Cuando aflora su verdadero comportamiento puede ser tentador dejarlo en evidencia. Nos vemos atrapados en nuestras emociones y pensamos lo injusto que es y nos molesta que nuestro jefe no se da cuenta. Pero lo que no debemos hacer es entrar en su juego y dejarnos llevar, ya que nuestra reacción puede terminar siendo perjudicial para nosotros y hacernos quedar como los malos de la película. Tené paciencia. Es muy difícil engañar a un buen jefe por mucho tiempo.

 

3. Intentar el diálogo constructivo

Antes de hacer algo,  primero es bueno analizar si su comportamiento te afecta solamente a vos o al resto del grupo también. Si te parece que afecta a todo el equipo y decidís que es momento de hacer algo, antes de hablar con tu jefe lo mejor es dialogar con esta persona en privado, intentando que mejore su actitud, pero no en una actitud desafiante.

 

4. En caso extremo, hablar con tu superior

Si no ves un cambio en su comportamiento y considerás que su actitud continúa perjudicando al resto del grupo, entonces cautelosamente intentá hablar con tu jefe. Antes de llegar a esta instancia preguntate si hiciste todo lo que podías para resolver esto por otra vía; cómo es tu relación con tu jefe; cómo podés presentar esta situación sin que se convierta en un problema para ti y cuál sería el mejor momento para hacerlo.

Es importante que antes de hablar con tu jefe seas claro en tus intenciones y que pongas el foco en el trabajo.

 

5. Aprendé algo de todo esto

Generalmente siempre existe una motivo personal que hace que nos moleste tanto la actitud de nuestro compañero de trabajo, y es inteligente intentar aprender de eso y tratar de indagar en nosotros y preguntarnos por qué nos afecta tanto. Por último, intentá hacer el ejercicio de analizar qué cosas positivas tiene este compañero y qué podrías intentar copiar sin ser soberbio, irrespetuoso o perjudicar a otros.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.