text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 razones por las que deberías dejar de pedir disculpas todo el tiempo

      
Fuente: Shutterstock

Algunas personas dicen “perdón” muchas veces al día por más que no sean culpables de la situación. A veces hasta se transforma en una expresión básica o reiterada en el vocabulario de la persona. El uso excesivo de la palabra “perdón” tiene muchas teorías; una bastante común es cuando lo hacemos como una manera de mostrar humildad, de evitar o poner fin al conflicto rápidamente.

A continuación, te presentamos 4 razones por las que deberías replantearte cuándo, por qué y cómo pedir disculpas, y posiblemente, termines por erradicar la palabra "perdón" de tu vocabulario diario o al menos utilizarla menos.

Lee también
13 consejos sobre qué hacer y no hacer en tu primer trabajo
10 charlas TED para cuando te sientas desmotivado en el trabajo


1. Se devalúa el propósito de la disculpa

Cuando decimos "perdón" con demasiada facilidad y frecuencia o cuando nos disculpamos por cosas que claramente no son culpa nuestra, o que no están bajo nuestro control, se pierde el significado y el poder de las disculpas sinceras.

Al decir demasiadas veces lo siento, el acto de disculpas cada vez tiene menos peso. Lo bueno sería guardar las disculpas para cuando sea realmente necesario.


2. Nos devaluamos a nosotros mismos si decimos pedimos disculpas cuando no deberíamos

La mayoría de la gente equipara disculparse con humildad. Sin embargo, cuando decimos "perdón" en situaciones que no justifican el uso de esa palabra estamos mostrando que nuestro autoestima es bajo. No hay nada de malo en sentirse seguro de uno mismo y en que un individuo no se haga responsable del error de otra persona.


3. Se utiliza para tratar de solucionar situaciones pero no resuelve los conflictos

A quienes no les gusta la confrontación es común que digan rápidamente “disculpame” para evitar una discusión. Si bien esto es necesario algunas veces, otras tantas será mejor trabajar para resolver el conflicto en lugar de evitarlo. Acordate que pidiendo disculpas se puede arreglar algo pero no se llega a una resolución del problema.



4. A veces hace mal a uno mismo

Una persona que siempre se está disculpando, especialmente en el lugar de trabajo, rápidamente da la impresión de que es propensa a equivocarse o que es incompetente. Por lo tanto, disculparse muchas veces puede afectar el autoestima y la autopercepción de las situaciones.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.