text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las tareas domiciliarias afectan negativamente a los estudiantes más jóvenes, según estudio

      
Fuente: Shutterstock

Los beneficios que las tareas domiciliarias ocasionan en el rendimiento académico depende de la edad de los estudiantes, concluyó una investigación liderada por Harris Cooper, psicólogo y profesor de la Universidad de Duke.

 

Lee también
» Las actividades lúdicas favorecen el aprendizaje en la Universidad, según estudio de la UNLZ
» 10 tendencias en educación con mayor impacto y proyección 
» Flipped learning: claves y desafíos de este modelo de enseñanza 

 

De acuerdo con lo expuesto por Cooper, las tareas domiciliarias tienen un efecto positivo cuando son asignadas a estudiantes mayores de 14 años, sin embargo, para los alumnos de Elementary School y Middle School (es decir, niños de entre 6 y 13 años) las consecuencias son poco favorables.

Tras realizar un análisis exhaustivo de 120 estudios ejecutados en el año 1989 y otros 60 ejecutados en 2006, Cooper observó que cuando se forzaba a los alumnos más pequeños a realizar tareas domiciliarias, estos desarrollaban una actitud de rechazo hacia la escuela y el aprendizaje, la cual persistía durante la adolescencia.

Por otra parte, el investigador advirtió que si bien el cometido de las tareas domiciliarias es reforzar el vínculo de los alumnos y sus padres e involucrar a estos últimos en el aprendizaje de sus hijos, en muchos casos se genera un efecto totalmente opcuesto. Lo cierto es que después de una larga jornada escolar, los niños no suelen estar dispuestos a hacer sus deberes, sin embargo, sus padres hacen lo imposible para persuadirlos, muchas veces sin éxito. Cuando esta situación se sucede en el tiempo puede derivar en un conflicto familiar de mayor gravedad.

Asimismo, cabe destacar que los niños pequeños no están preparados para hacer frente a las tareas de forma independiente, por tanto, en muchas ocasiones deslizan esa responsabilidad a un adulto responsable, ya sea un miembro de su familia o el propio docente.

Ahora bien, ¿cuáles son actividades alternativas a las tareas domiciliarias? En Life Hack, por ejemplo, proponen fomentar el hábito de la lectura en el hogar y realizar salidas didácticas a museos y exhibiciones. Asimismo, en lugar de confiar en la tarea para desarrollar el sentido de responsabilidad de los niños, existen otros hábitos, tales como involucrarlos en el cuidado de una mascota o en los quehaceres domésticos, que podrían ser igual de efectivos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.