text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo hacer el mejor texto expositivo

      
Cómo hacer el mejor texto expositivo
Cómo hacer el mejor texto expositivo  |  Fuente: Istock

Un texto expositivo es aquel en que se debate un tema de manera objetiva para poder expresar y dar a conocer hechos, conceptos o datos. Su principal propósito es el de informar al lector sobre algo específico. Es por eso que es de carácter explicativo ya que aclara, explica o detalla la información para que otro la comprenda de la mejor manera posible. Este tipo de texto se puede encontrar en cualquier ámbito: educativo, jurídico, informativo, científico, humanístico, etc.

1. Elegí qué tipo de texto expositivo vas a hacer

Cuando diseñamos un texto expositivo tenemos que pensar varios factores, principalmente la audiencia:

  • Si nuestro texto está destinado a un público general, como una comunidad educativa o periodística, el texto será divulgativo

  • Si la audiencia es un grupo de especialistas en una materia determinada, el texto será especializado. Es decir, tendrá vocabulario técnico y específico de esa área del conocimiento. Por ejemplo, una tesis universitaria, un artículo científico, entre otros.

2. Seguí una estructura clara y ordenada

La estructura típica de un texto expositivo es la de introducción, desenlace y conclusión:

  • Introducción: es la primera parte de tu texto por lo que tenés que mencionar el tema central, el enfoque que vas a utilizar y todos aspectos que creas importante mencionar, siempre siendo breve. En esta instancia no se desarrolla ninguna premisa. Debe ser interesante para que el lector decida continuar leyendo el resto del texto.

  • Desenlace: es el cuerpo de tu trabajo por lo que debe contener la información que querés explicar de forma concisa, coherente y clara. Asegurate de incluir los ejemplos o datos necesarios para desarrollar cada premisa.

  • Conclusión: la parte final de tu texto tiene que ser una síntesis de las ideas mencionadas en el cuerpo. Nunca se incorpora nueva información en la conclusión. 

3. Respetá las normas

Un texto expositivo debe:

  • Ser objetivo.

  • Estar escrito en tercera persona, nunca en primera.

  • Tener un lenguaje claro, coherente y preciso.

  • Contener conectores y otros recursos que faciliten su lectura.

  • Citar a cualquier autor cuya obra se haya usado en la búsqueda de información.

4. Utilizá recursos para garantizar la fluidez redactiva

Además de conectores podés usar otros recursos lingüísticos para que el texto sea fácil de leer y claro: 

  • Sinónimos.

  • Oraciones no demasiado largas: una oración que tiene más de un renglón de duración generalmente puede partirse en dos. 

  • La información se debe separar en párrafos paralelos lingüísticamente, es decir, una premisa no puede ocupar un párrafo de una carilla completa mientras que otra tiene tres líneas. Es necesario que exista un balance.

Ahora que ya sabés todo lo necesario para escribir tu propio texto expositivo recordá el siguiente consejo: siempre es mejor realizar un borrador y consultarlo con la almohada. Muchas veces al leer el texto al día siguiente cambiamos de opinión sobre algunos aspectos o se nos ocurren nuevas ideas. 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.