text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Qué es la escucha activa y como realizarla efectivamente

      
Qué es la escucha activa y como realizarla efectivamente
Qué es la escucha activa y como realizarla efectivamente  |  Fuente: intock

La escucha activa no sólo es aplicable en los procesos de enseñanza-aprendizaje, sino que se puede realizar efectivamente en cualquier proceso comunicativo. Es, simplificándolo un poco para dar una primera idea, el escuchar correctamente, analizando más allá del lenguaje hablado, y realizando una serie de técnicas y métodos que facilitan el entendimiento y el desarrollo de la comunicación.

En el proceso de escuchar, muchas veces no se es consciente de lo que el otro pretende comunicar, y es eso lo que la escucha activa mejora. Es el intento de obtener todo el mensaje, y algunas de las técnicas que se utilizan son:

  • Actitud empática hacia el interlocutor: Se trata de presentar una actitud positiva hacia la escucha, mediante el análisis previo del interlocutor, eliminando o dejando a un costado todos las previas ideas negativas que tenemos sobre el mismo, para poder atender correctamente al mensaje que nos está dando.

  • Forma de posicionarse y de mirar: La mirada a los ojos, y la imitación de algunas de las gestualizaciones faciales del interlocutor son algunos de los métodos de empatizar con quién está transmitiendo un mensaje. Otras suelen ser la posición de la cabeza ligeramente hacia uno de los lados y del cuerpo hacia adelante, demostrando que se está prestando verdadera atención para dar seguridad y reforzar el mensaje. Preguntar y repetir ideas en los momentos adecuados, así como mantener el silencio en otro, son técnicas que ayudan a la comunicación.

  • Lenguaje no verbal: Además de lo verbalizado hay otras cosas que observar. La elevación o disminución del tono al hablar de ciertas cosas, las expresiones faciales y demás gestos, también forman parte del mensaje.

  • Esperar para dar una respuesta: Suele suceder que antes de que el otro termine de comunicar, quien lo recepciona está pensando en su respuesta. Evitar eso puede ayudar a comprender el mensaje sin dispersarse en qué es lo que se va a responder ante el mismo. Tampoco es necesario emitir juicios en todo momento, aunque uno no esté de acuerdo con lo que el otro está hablando, se puede devolver un mensaje de entendimiento y comprensión, sin apoyo.

  • Repetir las ideas principales: Es un buen método para dar a entender que se comprendió el mensaje. Se le llama refuerzo positivo. También forman parte de éste las respuestas que animan al comunicador a continuar su mensaje, como por ejemplo un “claro”, o “es cierto”.

Así como se pueden analizar los aspectos favorecedores de llevarla a cabo, se pueden aclarar cuáles son  los errores en la escucha activa que actúan en contra de la buena comunicación. Entre los que podemos marcar:

  • Interrumpir la comunicación mientras el otro está hablando.

  • No dar lugar al interlocutor para hablar, comentando las propias experiencias.

  • Juzgar las ideas del otro y tratar de imponer las propias.

  • Querer ofrecer la solución o consejos antes de lo necesario o cuando directamente no es necesario.

  • Quitarle valor a lo que el otro comunica, expresando las propias ideas o conclusiones. Demuestra una falta de empatía que limita el intercambio del mensaje.

  • Demostrar desinterés mediante el lenguaje no verbal. Mirando hacia otro lado, o demostrando ansiedad y haciendo entender al otro que su mensaje no te interesa.

  • No desestimar las emociones que el otro plantea. Aunque parezcan erradas o exageradas, están ahí por algo, y es ese algo lo que se debe descifrar.

  • No descalificar ni querer mostrarse superior o resuelto. Otro punto que demuestra falta de empatía es no entender el momento o situación del interlocutor, proponiéndose a uno mismo como un experimentado en el tema. Un mensaje o respuesta desde la humildad es siempre mejor recepcionado.

  • No forzar a quien comunica a expresarse sobre algún tema que parece no querer comentar.

La escucha activa es una herramienta que se obtiene desde el pensarse como receptor de un mensaje. Llevarlo a la práctica es estar consciente en el momento de ser el receptor para ver cuáles son las actitudes que limitan o interrumpen la libre expresión del otro. A la vez, haciendo de ello un proceso consciente, se puede obtener el mensaje completo, mas allá de lo verbalizado. Por eso, te dejamos las técnicas y métodos que creemos esenciales y te animamos a que los lleves a cabo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.