text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La música como técnica de estudio

      
La música como técnica de estudio
La música como técnica de estudio  |  Fuente: Shutterstock

Estudiar con música de fondo, ¿nos distrae o ayuda a que nos concentremos? La opinión está bastante dividida.  Según un docente de la Universidad de Stanford, la música que incluye letras tiene un efecto negativo sobre la memoria cuando leemos o escribimos; y en menor medida cuando realizamos tareas matemáticas. Por otra parte, un estudio publicado sobre los efectos de la música de fondo en el desempeño de niños de 10 a 12 años asegura que la música que percibimos como tranquila y relajante tiene consecuencias positivas sobre el desempeño de los niños. ¿Entonces? 

Investigando en el tema llegamos a la conclusión de qué es imposible generalizar y decir que la música tiene efectos positivos o negativos, ya que depende de mínimo tres variables: el tipo de música, la disciplina que se estudia y el ambiente en el que estamos.

Según la investigación, la música calma promueve el buen desempeño en tareas aritméticas como de memoria en comparación con un ambiente en silencio. Asimismo, el estudio asegura que la música que provoca excitación o que es agresiva provoca un comportamiento negativo en el rendimiento cognitivo de los niños.

El problema como estudiantes es que muchas veces no disponemos de un lugar silencioso para estudiar y nos vemos forzados a intentar concentrarnos en ambientes con una gran contaminación sonora (tráfico, gente hablando, etc). Sobre este punto otro estudio asegura que se obtienen mejores resultados escuchando música de fondo que el sonido ambiente de un espacio ruidoso; así que mejor cargá en tu celular algo de música para estas ocasiones.

Variables a tener en cuenta cuando se estudia con música

Como vimos, el estilo de música es un factor relevante al igual que el ambiente. Según comprobaron varias investigaciones, cuando la música presenta un patrón repetitivo, un pulso constante y no es muy estridente, ayuda a la concentración.

Otra variable importante a tener en cuenta a la hora de decidir si es mejor o peor estudiar con música es la personalidad de cada uno. Por eso, lo que lo más conveniente es que pruebes y luego evalúes los resultados. Cada estudiante debe averiguar qué métodos le resultan más efectivos.

Consejos para implementar la música a tu rutina

A continuación, te damos algunos consejos para que realices tu prueba. 

1. Cambiá 

Así como cada asignatura tiene sus particularidades, los géneros utilizados para estudiarlas también deben ser distintos. En el caso de que el contenido a estudiar sea mecánico, podés probar con música que tenga melodías rápidas para mantenerte motivado. De lo contrario, lo más conveniente es que te inclines por canciones de meditación o sonidos de la naturaleza.

2. Controlá el volumen

La música es utilizada como una compañía cuando se estudia solo. No obstante, es fundamental que el volumen no sea demasiado alto, ya que terminará desconcentrándote y supondrá una pérdida de tu valioso tiempo.

3. Canciones mudas

Es probable que conozcas las letras de tus canciones favoritas, por lo que te recomendamos elegir reproducir bandas sonoras de películas o música clásica.

4. Creá una lista de reproducción

Si querés alcanzar una verdadera concentración, deberías crear una lista de reproducción de como máximo 2 horas antes de sentarte a estudiar. De lo contrario, deberás detenerte para buscar canciones nuevas. Tampoco es bueno que escuches la radio, ya que los anuncios podrían llegar a distraerte.

La música en el aula

Para algunos estudiantes esta es la compañera ideal para estudiar, pues permite dejar volar la creatividad, lograr un mayor nivel de concentración, e incluso generar instancias de distensión ante momentos de mucho estrés por preparar un examen o estudiar un tema difícil. Para otros ocurre todo lo contrario, y cualquier sonido a la hora de estudiar genera distracciones.

Sin embargo, dentro del aula, esta puede ser empleada como herramienta educativa por los profesores. Usada de la forma correcta tendrá un impacto positivo en todos los estudiantes, incluso en aquellos que la rechazan en momentos de estudio en su hogar.

¿Por qué usar la música en clase?

  • Porque favorece el aprendizaje.

  • Porque estimula la creatividad.

  • Porque permite realizar vínculos entre lo escuchado y la vida social y/o personal.

  • Porque el estilo musical adecuado fomenta la productividad.

  • Porque facilita la concentración.

  • Porque permite aprender de forma entretenida.

  • Porque aísla los ruidos externos.

Pero esencialmente, el mejor motivo para que los profesores incorporen la música a sus planificaciones y clases es la mejora que esta logra en el rendimiento de los estudiantes. A través de la misma, se generará un ambiente más ameno y relajado para estudiar.

¿Cómo puede un profesor emplear la música en clase?

Existen diversas posibilidades a la hora de utilizar este elemento:

  • Colocar música de fondo mediante la realización de actividades.

  • Para el desarrollo de destrezas como comprensión auditiva y posteriormente lectora.

  • Para repasar vocabulario.

  • Para presentar un nuevo tema de clase, que se asocie con una canción.

  • Utilizando canciones que refieran a temas incluidos en el programa del curso.

  • Como forma de presentar o introducir una cultura diferente.

Los nativos digitales que hoy conforman las aulas de los diferentes centros educativos acostumbran manejarse con diversos tipos de estímulos, por lo que recurrir a estos a la hora de su formación es un método ideal para captar su atención.

Estilos de música recomendados

De acuerdo con un estudio reciente, el truco está en elegir la melodía cuidadosamente, de acuerdo con la tarea que tenés que desempeñar mientras tanto. ¿Querés saber cuáles son las más adecuadas? A continuación te proponemos 4 opciones:

  • Según lo publicado, la música clásica es el género más eficaz a la hora de completar ejercicios matemáticos y de precisión, con una tasa de aprobación del 73%. La evidencia científica también indica que este tipo de música disminuye el estrés, mejora el estado de ánimo e incluso reduce el ritmo cardíaco y la presión arterial.
  • Por su parte, la música pop resultó muy beneficiosa para completar tareas de entrada de datos de forma eficaz y rápida, 58% más rápido que con cualquier otro estilo musical. Asimismo, demostró ser el mejor género para la corrección ortográfica.
  • Si se trata de evaluar la comprensión lectora, la música “dance” tuvo el impacto más positivo, aunque también se registró un rendimiento favorable en las tareas que involucran la corrección ortográfica.
  • Por último, la música "ambient" alcanzó el más alto nivel de precisión en el caso de las tareas que implican ecuaciones.

Emplea la música para desarrollar la memoria asociativa

Otro gran beneficio de escuchar música mientras estudiás es que sirve para memorizar conceptos clave, establecer conexiones y recordarlos. Si tenés que aprenderte varias cosas de memoria, usá siempre la misma canción o música para memorizar ese concepto.

De forma inconsciente, tu mente relacionará ese ritmo con la idea, y te servirá como herramienta a la que recurrir para recordarlo.

Como ves, no existen fórmulas mágicas para el estudio, pero sí trucos o hábitos que pueden ayudarte a que la actividad sea más llevadera y productiva. Es cuestión de ir probando.



Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)

Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.

Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.

Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.