text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

7 mandamientos financieros para treintañeros

      
 |  Autor:  |  Fuente: Universia.

Cuando entrás en la década de los 30 años tu realidad financiera cambia y por ende, también tu mentalidad. A continuación te mostramos algunos consejos publicados en el portal bancaynegocios.com, que te pueden ayudar a enfrentar esta nueva etapa a nivel financiero.

 

 

Lee también
» Consejos para los que llegaron a los 30 años

 

 

1. Buscá un ascenso

Una de las mayores diferencias entre los veiteañeros y los treitañeros son sus necesidades. Mientras los jóvenes de 20 años buscan terminar la carrera y conseguir sus primeras experiencias laborales, los de 30 años se proponen encontrar un trabajo mejor o al menos con ofrezca una mejor retribución.

 

2. Calculá cuánto dinero gastás y cuánto debés

Es momento de que no solo gastes plata, sino que también lleves un registro de la plata que entra y sale de tu billetera. De esta manera, te podrás organizar de una mejor manera y también empezar a ahorrar.

 

3. Seguridad ante todo

En caso de que tengas un seguro médico solo para casos de emergencia, es vital que lo extiendas para gastos más habituales. No te olvides de asegurar tu casa ni tu auto.

 

4. Saldá tus deudas

Es importante que intentes terminar con todas tus deudas antes de cumplir los cuarenta años. Tomate un tiempo para pensar cuáles son y cuál es su monto, y tratá de conseguir el dinero para saldarlas.

 

5. No inviertas siempre en lo mismo

Si ya depositaste dinero en un plan financiero, sabrás de qué se trata. Es un buen momento para empezar a invertir en otras áreas, que puedan generar mayores ingresos. Por mayor seguridad, podés buscar asesoría financiera.

 

6. Prepará tu jubilación

Aunque todavía queden muchos años de trabajo por delante, es importante que busques asesoría para saber cómo podés aumentar el rendimiento para que, cuando llegue el momento de jubilarse, tus ingresos sean mayores.

 

7. Evitá la codicia

Ahorrar es una buena práctica, pero tampoco es conveniente ser un ahorrador compulsivo y avaro. Es vital que no te compares ni termines siendo víctima de la codicia.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.