text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo la comida rápida atenta contra tu salud emocional?

      
¿Cómo la comida rápida atenta contra tu salud emocional?
Fuente: Flickr / Maurice Svay.
Muchas son las investigaciones que se realizaron en torno a las consecuencias de tener una mala alimentación o en otras palabras, de consumir comida rápida. No obstante, poco fue el tiempo destinado a experimentar sobre el impacto de este mal hábito en la salud emocional de las personas. Por esta razón, los investigadores Julian House, Sanford DeVoe y Chen-Bo Zhong de la Universidad de Toronto se propusieron analizar de qué manera afecta los niveles de paciencia y la capacidad de disfrute del entorno.
 
 
Conclusiones de la investigación:

Para obtener resultados significativos, los especialistas llevaron a cabo tres experimentos. De los mismos, se desprendieron estas conclusiones:

-    Cuanto más cerca estén los establecimientos de comida rápida, menos emocional será la respuesta de las personas a las experiencias placenteras.

-    Uno de los experimentos consistió en crear dos grupos de control. Mientras uno veía fotografías de comida rápida, el otro la tenía frente a sus ojos, luego ambos observaban imágenes de la naturaleza. ¿Cuál fue la diferencia? El segundo grupo se sentía menos feliz después de pararse frente a las imágenes.

-    Quienes siempre están en contacto con la comida rápida encuentran tediosa y larga la música clásica.
 
 
¿En qué se apoyaron para realizar la investigación?

Para comenzar el experimento, los investigadores plantearon como hipótesis que la comida rápida provoca más impaciencia y se propusieron examinar las diversas reacciones de la urgencia.


Menos tiempo y menos paciencia

Actualmente, tenemos como principal característica el querer ahorrar tiempo a través de la inmediatez, lo que provoca una pérdida de la noción real del tiempo. ¿Qué significa esto? Nuestra ansiedad nos lleva a tener una menor capacidad emocional para gozar de experiencias placenteras que demanden tiempo y, principalmente, paciencia.

Esto se opone al pensamiento tántrico, que se basa en que el humano tiene una necesidad intrínseca de experimentar la emoción, lo cual se puede lograr a través de las sensaciones, del placer y de los fracasos. Asimismo, sostienen que las pulsiones naturales (malestares físicos o emocionales que nos hacen no estar en equilibrio) nos llevan a movernos para lograr el bienestar.

Para entenderlo un poco mejor, plantean que el cuerpo es un templo, que como tal precisa de respeto, atención, amor y consideración. A su vez, requiere tiempo y esfuerzo para lograr encontrarle emoción a la vida y a los detalles más mínimos de la misma.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.