text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

8 excusas para no delegar tareas

      
8 excusas para no delegar tareas
No pretendas tener un control absoluto sobre tu trabajo. Foto: Universia Argentina.
Un buen trabajo en equipo es la clave para el éxitode cualquier organización o emprendimiento.  Sin embargo, muchos líderes tienden a pensar que pueden lidiar con todas las tareas solos, sin necesitar de la ayuda de nadie. Esta insana costumbre puede traer consecuencias graves que pongan en juego el crecimiento de la empresa.
 
Para que no incurras en este error, te presentamos las 8 excusas para no delegar tareas, publicadas por el portal careerealism.com

1.    “No delego porque mi equipo no puede manejar las tareas”.
Para ser un buen líder debes tener plena confianza en la gente que está a tu lado y te acompaña profesionalmente.

2.    “No delego porque el entrenamiento me toma mucho tiempo”
. Si bien es cierto que deberás invertir tiempo en capacitar a tu equipo, cuando tus empleados se acostumbren a las tareas ganarás muchas horas preciadas.

3.    “No delego porque mi equipo no ejecuta correctamente”
. Sólo porque tus empleados estén acostumbrados a hacer cosas distintas, no necesariamente quiere decir que no puedan hacerlas bien.

4.    “No delego porque no quiero ser despedido”
. Algunas personas creen que porque delegan su trabajo van a ser considerados como innecesarios para la empresa.

5.    “No delego porque me gusta tener el control”
. Si tienes que sentir que tienes un poder absoluto en cuestiones laborales, probablemente no estés capacitado para desempeñar una posición de liderazgo. Es fundamental que confíes en tu equipo y sus habilidades.

6.    “No delego porque a los empleados no les gustan las responsabilidades”.  Normalmente, los miembros de una organización quieren tener la chance de crecer, aprender nuevas cosas y escalar en la pirámide organizativa.

7.    “No delego porque todos ya tienen demasiado trabajo”. Si tus empleados no tienen tiempo para organizar sus tareas, seguramente sea producto de una mala gestión. Delegar se trata de sinergia y eficiencia.

8.    “No delego porque si se equivocan yo soy el responsable”
. Aunque esto pueda ser técnicamente cierto, no hay que olvidar que todos aprendemos de nuestros errores. Al final de cuentas, la experiencia de delegar tareas puede ser un proceso de aprendizaje tanto para los managers como para los empleados.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.