text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Se duplican las consultas por violencia de género en parejas adolescentes

      
La mitad de las esposas maltratadas sufrió sus primeros abusos durante la adolescencia. Foto: Flickr/Dan Vitoriano
La mitad de las esposas maltratadas sufrió sus primeros abusos durante la adolescencia. Foto: Flickr/Dan Vitoriano

El amor en la adolescencia, fenómeno altamente estudiado por expertos en psicología y ciencias sociales, no es sólo color de rosa y mariposas en el estómago. Cada vez más se comprueba que la violencia de género no es un tema de edad y los más jóvenes también son propensos a incurrir en este tipo de conducta nociva.

Según publica el portal del matutino La Nación, en el último año se duplicaron las consultas por golpes y ataques en parejas de chicos de entre 14 y 21 años.

De acuerdo a datos proporcionados por el Subprograma Noviazgos sin Violencia de la Dirección General de la Mujer de la ciudad de Buenos Aires, la cantidad de chicas atendidas por noviazgos violentos aumentó exponencialmente pasando de 31 en 2011 a 69 en los últimos doce meses. Además, el 50% de las esposas maltratadas, sufrió los primeros abusos físicos o psicológicos durante la adolescencia.

En este sentido, los especialistas se esfuerzan por explicar que la violencia muchas veces no se trata sólo de golpes. Los celos, los comentarios al paso sobre los amigos y la familia, las discusiones subidas de tono, los planteos sobre el uso del celular y las redes sociales son algunos de los síntomas típicos de una pareja que está tomando un mal rumbo.

En nuestra capital, es común que las chicas pidan orientación a la línea de emergencias 0800-66-68537 cuando empiezan a comparar su noviazgo con el de sus amigas o la relación de sus padres. "Me sorprende cómo cambia la población con la que trabajamos año a año. Antes, las mujeres víctimas de violencia doméstica tenían 30 años y, hoy, tienen entre 22 y 25 años. Todas tuvieron noviazgos violentos".

Para esta experta, es fundamental que los amigos y familiares que estén cerca de la víctima presten atención a algunas señales de alerta como, por ejemplo, si el  novio controla sus movimientos vía celular, chequea sus mails o el Facebook, la culpa de sus excesos, insulta o grita, no valora sus logros y hace todo lo posible para que no empiece o siga los estudios, un trabajo o participe en grupos culturales y artísticos que la acerquen a otras personas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.