text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cada vez más padres padecen del síndrome del "nido lleno"

      
Cada vez más padres padecen del síndrome del
Cada vez más padres padecen del síndrome del "nido lleno"  |  Fuente: Fotos Universia
Para muchos jóvenes dejar su casa de origen y optar por alquilar es una posibilidad lejana ya que implica un importante esfuerzo económico, una reducción notoria en sus ingresos, además del desgaste físico.  

Muchos padres, mayores de 50 años, notan que lejos de sufrir del popularmente conocido como “nido vacío”, se enfrentan al “nido lleno” ya que la posibilidad de que sus hijos abandonen el hogar, no es factible.

“El fenómeno es muy reciente. Comenzaron a venir a las consultas madres y padres mayores de 50 años con mucho estrés y un discurso en común: por un lado, deben ayudar a sus padres que están grandes, enfermos y a quienes la jubilación no les alcanza. Por otro, deben seguir sosteniendo a sus hijos adultos. Sienten que son un sostén hacia arriba y hacia abajo, pero su cuerpo ya no es el de los 30”, explica la endocrinóloga, Alejandra Rodríguez Zía.

Por su parte, la médica psiquiatra, Graciela Moreschi afirma que “se supone que cuando los hijos se independizan comienza una etapa de disfrute luego de décadas de postergaciones. Es su momento de reencontrarse como pareja, de irse de viaje o de poner un piano en la habitación vacía, lo que deseen”.

Moreschi quien también es autora del libro “Adolescentes eternos” alerta que es fundamental el rencuentro de una pareja luego de la independencia de sus hijos “de eso depende un envejecimiento saludable”. Sin embargo, “se encuentran con que siguen pagando las mismas cuentas, cargando hasta con los nietos, se tienen que ir para tener espacios propios y aparecen las alertas en el cuerpo”.

La psicoanalista Adriana Guraieb explica que “estos jóvenes se resisten a abandonar la soltería y conservan una dependencia a su familia nuclear. También están los llamados ‘estudiantes crónicos’, que dejan colgadas materias y siguen sin independizarse con el pretexto de que para estudiar tienen que estar cómodos. A estos grupos de hijos se agregan los separados que regresan como jóvenes boomerang”.

Esta situación no es algo que afecta solamente a los jóvenes argentinos, es un síndrome que afecta a los jóvenes de todo el mundo. En EE.UU. en 1980 sólo el 11% vivía con sus padres, 30 años más tarde, en el 2010, 22% de quienes tenían entre 25 y 30 años residía junto a sus padres.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.