Noticias

Estudiantes de la UNL ganaron un concurso internacional

      

Un grupo de estudiantes de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo (FADU) de la Universidad Nacional del Litoral (UNL) obtuvo el primer puesto en el concurso Dingbat 2.0, en la categoría Estudiantes realizado en la ciudad de Los Angeles, Estados Unidos. Se trata de Mauro Aparo, Ignacio Barrios, Ariel Gualtruzzi y Delfina Prause, que son alumnos de la carrera de Arquitectura y Urbanismo y conforman el grupo The Choripans. El trabajo fue seleccionado entre 80 propuestas de 18 países.

Dingbat es una tipología urbana de vivienda surgida en Los Angeles en el período de posguerra. Este define un lenguaje vernáculo (nativo) muy penetrante que aún se desarrolla en los barrios de la ciudad. Según lo explican las bases del concurso, durante más de medio siglo esta tipología ha sido denigrada, elogiada, estudiada y mal entendida a menudo, tanto por ser fea y ordinaria, como innovadora.

El concurso exigió a los diseñadores redefinir la visión sobre el dingbat, y así ofrecer una nueva visión introspectiva de Los Angeles hacia el siglo XXI. Esto significa una completa reinvención de la tipología y definir un nuevo esquema de "Dingbatizacion" del futuro tejido residencial de Los Angeles.

Fue una alternativa al tradicional enfoque de planificación de Los Angeles que apuntaba a la vivienda unifamiliar. Este dispositivo arquitectónico permitió a millones de inmigrantes que llegaban a la ciudad estadounidense en busca del "Sueño americano", tener su pedazo de paraíso compartido. Es una tipología que ayudó a la densificación de la ciudad.

La propuesta santafesina

En la propuesta, el equipo de la UNL comenzó con una selección de fotografías de los actuales Dingbat. Luego de un análisis determinaron cuáles eran las problemáticas de estas viviendas y su modo de agrupamiento a escala urbana: malas condiciones de habitabilidad, prioridad al automóvil, carencia de espacios verdes para el disfrute del vecindario, modo de vida muy individualizado, entre otros inconvenientes.

"Desde el primer momento fuimos conscientes de que estábamos trabajando con una realidad y modos de vida totalmente diferentes al nuestro. Por ello buscamos adaptarnos pero siempre repensando lo que era necesario ser cambiado", afirmaron los estudiantes santafesinos.

"La forma de agrupamiento de los Dingbats nos pareció muy interesante y pensamos que en nuestro proyecto debía ser conservada, pero no en su totalidad", explicaron. Uno de los puntos clave fue que "la manzana propuesta contenía una calle en su interior que estaba totalmente desaprovechada, se usaba sólo para servicios (para que pase un camión a recolectar la basura, por ejemplo). Es por ello que esta calle fue un elemento clave para el desarrollo de la propuesta, remarcaron los jóvenes. De una calle de servicios se transformó en un espacio verde público para la apropiación de todos los habitantes de la manzana".

En la cuestión de las viviendas, el Dingbat original se trataba de un bloque macizo donde se agrupaban de dos a cuatro viviendas. "Nosotros propusimos desmaterializar lo macizo, creando una estructura soporte etérea que permitía alojar hasta 16 viviendas en su interior. Planteamos siete formas de agrupamiento general, y seis tipologías de vivienda de acuerdo a la cantidad de habitantes que las ocupaban. En cada bloque se dejaron espacios vacantes, espacios verdes, espacios comodín, creando así una especie de microclima", remarcaron los alumnos de la FADU.

Y por último, en relación con los vehículos buscaron quitarle el papel protagónico que tienen en la sociedad. Para ello hicieron cocheras generales en subsuelo para todos los habitantes de la manzana.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.