text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

El Cine, la TV y el teatro

      

En el marco de la conferencia sobre Entretenimientos y Medios de la UP se realizó la charla sobre Cine, TV y Teatro. El panel estuvo integrado por Ester Feldman, de Unedrground Diego Romay, de Romay Producciones, Pablo Sirven, de La Nación Ezequiel Abramzon, de Disney y Natalia Popovsky, de la UP.

Popovsky, directora del MBA en Entretenimiento y Medios de la Universidad de Palermo, expresó: "Entendemos por contenidos al producto de entretenimiento en si mismo, desde la idea creativa inicial, su proceso de producción hasta que el producto está terminado y listo para ser entregado al consumidor". En este sentido, la ejecutiva destacó que "la tecnología es el motor que permite el surgimiento de nuevos medios, los que requieren contenidos capaces de llenar tantos espacios, contenidos originales, o la cada vez más común re-utilización de contenidos adaptados a otro medio del cual fue concebido originalmente".

Para la directora del MBA, "una película de dos horas puede proporcionar un gran entretenimiento en cine mientras que en un teléfono celular sería demasiado larga y gastaría la pila". Desde el punto de vista de la industria, Popovsky destacó que la posibilidad de reutilizar los contenidos, brinda nuevas ventanas de distribución que generan mayores fuentes de ingresos, permitiendo generar mayores ingresos, llegar a más consumidores y disminuir el riesgo al fracaso. "Para ello es clave comprender el derecho de la propiedad intelectual que brinda el marco para proteger los contenidos y poder comercializarlos", aseguró.

El panel continuó con la exposición a cargo de Ester Feldman, de Underground, sobre la paradoja de la hibridación de los formatos en el Prime Time de la TV abierta local. Durante su presentación, Feldman afirmó: "A mi entender, la paradoja actual de la televisión argentina es que, mientras la industria televisiva local se sustenta económicamente por un lado  con la venta de contenidos al exterior y por otro con la prestación de servicios de producción para distintos países del mundo, el prime time de las dos cadenas más importantes del país es con dos formatos extranjeros: Big Brother y Cantando y Bailando por un sueño".

A lo que continuó: "La pregunta sería entonces, si nuestros contenidos son de tan buena calidad técnica y conceptual como para ser exportados ¿por qué a la hora de competir en el segmento más significativo de la grilla y prácticamente el único que sustenta económicamente por el valor de su tanda a los canales, éstos eligen formatos foráneos?".

La especialista esbozó algunos puntos en común. "Ambos son programas globalizados que se emitieron con suceso en otras culturas. Es decir, ambos cuentan con el aval del éxito precedente para disminuir la posibilidad de riesgo. Y es este factor, en una economía carente como la nuestra, es una carta importantísima a la hora de salir a comercializar el producto. Es mucho más fácil conseguir que las grandes empresas inviertan dinero en la tanda de un producto que tiene una historia de triunfo que en un producto que tiene el riesgo de la novedad", dijo.

Por otro lado aseguró: "Tanto Gran Hermano como Bailando/Cantando por un sueño no pueden ser encerrados en un único género. Son formatos que mezclan programa de concurso, show en vivo, talk shows, confesionario, telenovela, documental y periodístico, a través del uso de entrevistas y reportajes. Esta mezcla de formatos reconocibles por la audiencia estimula la identificación y la sensación de familiaridad. Son formatos híbridos que juegan con la memoria de la audiencia. Son dos productos nuevos que surgen a partir de la mezcla de formatos ya conocidos".

En este sentido, apeló a un tercer punto en común: "ambos quiebran la frontera entre ficción y realidad. Cada vez más lo particular invade el colectivo y cada vez más la línea tenue entre ficción y realidad cae por tierra, particularmente cuando entre los actores profesionales encontramos diariamente gente "común y corriente", formando parte de la "puesta en escena", sostuvo Feldman.

Ahora bien, ¿cómo se desarrollan en la pantalla estos formatos extranjeros? ¿Hay una argentinización de ellos o es una simple traspolación formal? "El éxito en la Argentina del formato venezolano más tiene que ver con el encantamiento que produce en el público el conductor Marcelo Tinelli y con el teatralización de la votación del jurado que con la competencia real entre los participantes del formato original. En el caso de Gran hermano, la argentinización está dada por los tópicos y por la elección de los perfiles de los participantes. Forma internacional, contenido nacional. Esa parece ser la clave del éxito de ambos formatos", concluyó Feldman.

Por su parte, Diego Romay, propietario del Teatro El Nacional y Teatro Alcalá, en Madrid, España, analizó la incidencia de la producción local de contenidos en las puestas teatrales comerciales. "Lo que sucedió es que durante los último años los dueños de los contenidos se llevaban una buena parte de la taquilla en los teatros, por lo cual es más conveniente que produzcamos contenidos propios", dijo Romay. br /   br / Desde la crisis de 2001 hasta el comienzo de la recuperación económica del país, el negocio del teatro (incluyendo recitales y espectáculos masivos) aumentó de $40 millones en 2001 a $340 millones el año pasado. "Los veinte teatros de la Capital Federal tuvieron ingresos por $110 millones en 2006, de los cuales $70 se reparte en los tres más grandes: Grand Rex, Ópera y Luna Park. En este contexto, los 17 teatros restantes de la Capital Federal reciben $ 2,2 millones al año, en promedio, de los cuales el 15% se lo lleva el dueño del contenido, 30% se lo lleva la sala y el resto se va en publicidad y gastos fijos", analizó el empresario. br /   br / Como periodista de La Nación, Pablo Sirvén ofreció su analisis: "Los cambios son cada vez más acelerados. Los dispositivos cambiaron radicalmente en los últimos cinco años. Hoy vivimos en una contradicción entre plataformas que están concentradas pero ofrecen acceso masivo a muchos usuarios, como los nuevos bloggers", remarcó. br /   br / Desde el punto de vista del negocio, Sirvén destacó la pasividad de algunos fenómenos que superan al canal de emisión original. "El éxito de Lost superó a su visibilidad en el cable, gracias a la difusión de las series de TV a través de DVD, ya sea originales o copiados, e incluso descargados de Internet". br /   br / La disponibilidad de los contenidos a través de Internet es uno de los drivers de la industria del entretenimiento, según Ezequiel Abramzon, de Disney. La empresa, presente en 36 industrias como los films, los parques temáticos, zoológicos, merchandising y licenciamiento de personajes, entre otros negocios, tiene una visión propia sobre el rol de su audiencia en la compr de tecnologías del entretenimiento. br /   br / "Hoy son los chicos quienes piden a sus padres que cambien sus PCs p otras de mayor potencia que les permita jugar, acceder a Internet y comunicarse con sus amigos. También sucede con las consolas de juegos, y en algunos casos, también motivan la adquisición de celulares con capacidades multimedia porque usan los features que ofrecen para comunicarse con más recursos", consideró Abramzon. br /   br / Respecto de las tendencias de consumo, dijo lo siguiente: "El consumidor se transforma claramente en un prosumidor, que además vive en mundos virtuales, hace negocios en él, y juega con otros en comunidad. Por eso, tenemos que producir contenidos en múltiples plataformas", reflexionó Abramzon.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.