text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Estudian cómo incide el aluminio en el organismo

      
<p>El aluminio, ¿tiene los días contados? Catalogado como uno de los responsables de impedir en parte la absorción de nutrientes esenciales para el organismo, el popular metal ahora es investigado en la <b><a href=https://www.unl.edu.ar target=_blank>Universidad Nacional del Litoral</a> (UNL)</b> para saber si más allá de este efecto su incidencia puede incluso estar alineada con la aparición del Mal de Alzheimer.</p><p> De acuerdo con un informe elevado por el equipo de prensa institucional de la casa de estudios, científicos santafesinos del Laboratorio de Investigaciones Fisiológicas Experimentales (LIFE), dependiente de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL avanza desde hace años en sus estudios con ratas para identificar cuán malo puede resultar cocinar la comida en una cacerola de aluminio, tan común en los hogares argentinos.</p><p> Además de ser un material cuya relevancia en construcciones, proyectos arquitectónicos y decoración es clave, el aluminio está presente en lugares a veces poco conocidos, como los caramelos antiácidos, en el tratamiento del agua potable que consumimos y hasta en la fórmula de leches maternizadas, comentó la UNL.</p><p> El metal ?dicen los investigadores- interfiere en la absorción del calcio, del fósforo y del hierro, especialmente en personas con funciones renales y hepáticas disminuidas, lo que puede provocar anemia, fragilidad ósea, y alteraciones en el flujo biliar, entre otras consecuencias.</p><p> Para llegar a estas apreciaciones, el equipo realiza investigación básica en ratas y pollos a los que se les administran dosis de aluminio relativamente similares a las que un ser humano está expuesto durante toda su vida.</p><p><br><b>Sus efectos tóxicos</b></p><p> "Los efectos del aluminio son potencialmente tóxicos", comenzó a explicar el Dr. Daniel Orihuela, director del trabajo de investigación Interacciones del aluminio con los nutrientes esenciales: calcio, hierro y fósforo. Estudios toxicológicos en modelos animales, que llevan adelante docentes-investigadores del LIFE.</p><p> Sin embargo, "existen personas que están más expuestas, debido a que tienen funciones deterioradas: problemas renales, hepáticos o aquellos que han tenido un transplante o se exponen periódicamente a tratamientos de diálisis. En ellos es más inminente el peligro por contaminación por aluminio", completó el docente, quien prefiere ser precavido a la hora de explicar las consecuencias tóxicas de la exposición al metal: todo depende ?dice- de la calidad de vida, y de cómo funcione el organismo de las personas expuestas.</p><p> Al parecer, según contó la universidad en un comunicado, el aluminio, como muchos de los elementos tóxicos que ingresan al organismo, "se elimina a través del riñón, función que no cumplen plenamente los enfermos renales. Además, altera la función hepática (disminuye el flujo de bilis), lo que incide en la función más importante del hígado, que es la detoxificación de sustancias que ingresan al organismo".</p><p> El aluminio fue un metal considerado atóxico e inofensivo hasta que, en 1962, se halló la primera asociación entre exposición crónica al aluminio y la encefalopatía. En 1969 se describieron fracturas en pacientes hemodializados. Allí comenzó a descubrirse que el aluminio es un metal capaz de interferir con una gran variedad de procesos celulares y metabólicos del sistema nervioso y de otros tejidos del organismo humano.</p><p> Tras ingresar al organismo, el aluminio interfiere con el "trabajo" de las células y les impide metabolizar adecuadamente elementos tan importantes como el calcio y el hierro, por ejemplo. "Como el aluminio es extraño a la célula, interfiere con la función normal de ciertas proteínas implicadas en el metabolismo de estos elementos esenciales y produce entonces una alteración de los procesos celulares", explicó la Bioq. Stella Mahieu, subdirectora del proyecto de investigación.</p><p> En otras palabras: en presencia del aluminio, el calcio se absorbe menos, lo que puede llevar a la fragilidad ósea (y a dificultades en el crecimiento, para los más chicos); también se absorbe menos hierro, lo que posiblemente derive en una anemia; y menos fósforo, un constituyente esencial de huesos y dientes.</p><p><br><b>Los efectos acumulativos</b></p><p> El aluminio tiene otra característica: es bioacumulativo, es decir que no puede ser eliminado del organismo fácilmente; y se incrementa con el correr del tiempo, al punto que no es posible saber el nivel de exposición que una persona puede haber tenido a lo largo de toda su vida.</p><p> "La presencia del aluminio en el organismo es mínima cada día, pero a lo largo de 30 o 40 años no sabés cuánto aluminio podés haber acumulado", dicen los integrantes del grupo de investigación.</p><p> Por ejemplo una olla de aluminio que contenga alimentos con ingredientes ácidos, calentada a fuego directo, puede llegar a solubilizar una cierta cantidad del metal, en general muy pequeña, que puede pasar al alimento. Si este proceso se repite diariamente, durante mucho tiempo, podemos estar ingiriendo cantidades importantes de aluminio soluble -la forma química quizás más potencialmente perniciosa- sin darnos cuenta.</p><p> En los últimos años, la distribución del aluminio se ha extendido fundamentalmente, por lo que "hay muchas fuentes de posible intoxicación: el tratamiento de aguas, los antiácidos digestivos, los envoltorios de los alimentos, los utensilios", comienzan a enumerar los investigadores.</p><p> También se lo puede hallar en: filtros de cigarrillos, latas, amalgamas dentales, desodorantes, aerosoles nasales y otros compuestos médicos, leches maternizadas, ciertas hojas de té, sal de mesa y hasta polvo de hornear.</p><p> Ante este panorama, los investigadores del LIFE prefieren no alertar a la población: los efectos ?aseguran- son potenciales, y no cualquier exposición es capaz de generar consecuencias.</p><p> Sin embargo, pueden enunciarse algunas sugerencias para disminuir los riesgos, dirigidas especialmente a los organismos encargados de la salud pública, en el sentido de extremar los controles sobre los medicamentos de venta libre que contienen compuestos de aluminio y en especial las soluciones para alimentación parenteral, que pueden estar contaminadas con el metal.</p><p> Asimismo no descuidar las mediciones de los niveles de aluminio del agua potable para consumo de la población general y muy especialmente en el agua que entra a las unidades de diálisis.</p><p><br><b>Fuente: Ciencia y Técnica UNL (Romina Kippes)<br>Equipo de investigación: Dr. Daniel Orihuela, Prof. Bioq. Stella Mahieu, Bioq. Marcela González, Bioq. Néstor Millen, Bioq. María del Carmen Contini</p>

El aluminio, ¿tiene los días contados? Catalogado como uno de los responsables de impedir en parte la absorción de nutrientes esenciales para el organismo, el popular metal ahora es investigado en la Universidad Nacional del Litoral (UNL) para saber si más allá de este efecto su incidencia puede incluso estar alineada con la aparición del Mal de Alzheimer.

De acuerdo con un informe elevado por el equipo de prensa institucional de la casa de estudios, científicos santafesinos del Laboratorio de Investigaciones Fisiológicas Experimentales (LIFE), dependiente de la Facultad de Bioquímica y Ciencias Biológicas de la UNL avanza desde hace años en sus estudios con ratas para identificar cuán malo puede resultar cocinar la comida en una cacerola de aluminio, tan común en los hogares argentinos.

Además de ser un material cuya relevancia en construcciones, proyectos arquitectónicos y decoración es clave, el aluminio está presente en lugares a veces poco conocidos, como los caramelos antiácidos, en el tratamiento del agua potable que consumimos y hasta en la fórmula de leches maternizadas, comentó la UNL.

El metal ?dicen los investigadores- interfiere en la absorción del calcio, del fósforo y del hierro, especialmente en personas con funciones renales y hepáticas disminuidas, lo que puede provocar anemia, fragilidad ósea, y alteraciones en el flujo biliar, entre otras consecuencias.

Para llegar a estas apreciaciones, el equipo realiza investigación básica en ratas y pollos a los que se les administran dosis de aluminio relativamente similares a las que un ser humano está expuesto durante toda su vida.


Sus efectos tóxicos

"Los efectos del aluminio son potencialmente tóxicos", comenzó a explicar el Dr. Daniel Orihuela, director del trabajo de investigación Interacciones del aluminio con los nutrientes esenciales: calcio, hierro y fósforo. Estudios toxicológicos en modelos animales, que llevan adelante docentes-investigadores del LIFE.

Sin embargo, "existen personas que están más expuestas, debido a que tienen funciones deterioradas: problemas renales, hepáticos o aquellos que han tenido un transplante o se exponen periódicamente a tratamientos de diálisis. En ellos es más inminente el peligro por contaminación por aluminio", completó el docente, quien prefiere ser precavido a la hora de explicar las consecuencias tóxicas de la exposición al metal: todo depende ?dice- de la calidad de vida, y de cómo funcione el organismo de las personas expuestas.

Al parecer, según contó la universidad en un comunicado, el aluminio, como muchos de los elementos tóxicos que ingresan al organismo, "se elimina a través del riñón, función que no cumplen plenamente los enfermos renales. Además, altera la función hepática (disminuye el flujo de bilis), lo que incide en la función más importante del hígado, que es la detoxificación de sustancias que ingresan al organismo".

El aluminio fue un metal considerado atóxico e inofensivo hasta que, en 1962, se halló la primera asociación entre exposición crónica al aluminio y la encefalopatía. En 1969 se describieron fracturas en pacientes hemodializados. Allí comenzó a descubrirse que el aluminio es un metal capaz de interferir con una gran variedad de procesos celulares y metabólicos del sistema nervioso y de otros tejidos del organismo humano.

Tras ingresar al organismo, el aluminio interfiere con el "trabajo" de las células y les impide metabolizar adecuadamente elementos tan importantes como el calcio y el hierro, por ejemplo. "Como el aluminio es extraño a la célula, interfiere con la función normal de ciertas proteínas implicadas en el metabolismo de estos elementos esenciales y produce entonces una alteración de los procesos celulares", explicó la Bioq. Stella Mahieu, subdirectora del proyecto de investigación.

En otras palabras: en presencia del aluminio, el calcio se absorbe menos, lo que puede llevar a la fragilidad ósea (y a dificultades en el crecimiento, para los más chicos); también se absorbe menos hierro, lo que posiblemente derive en una anemia; y menos fósforo, un constituyente esencial de huesos y dientes.


Los efectos acumulativos

El aluminio tiene otra característica: es bioacumulativo, es decir que no puede ser eliminado del organismo fácilmente; y se incrementa con el correr del tiempo, al punto que no es posible saber el nivel de exposición que una persona puede haber tenido a lo largo de toda su vida.

"La presencia del aluminio en el organismo es mínima cada día, pero a lo largo de 30 o 40 años no sabés cuánto aluminio podés haber acumulado", dicen los integrantes del grupo de investigación.

Por ejemplo una olla de aluminio que contenga alimentos con ingredientes ácidos, calentada a fuego directo, puede llegar a solubilizar una cierta cantidad del metal, en general muy pequeña, que puede pasar al alimento. Si este proceso se repite diariamente, durante mucho tiempo, podemos estar ingiriendo cantidades importantes de aluminio soluble -la forma química quizás más potencialmente perniciosa- sin darnos cuenta.

En los últimos años, la distribución del aluminio se ha extendido fundamentalmente, por lo que "hay muchas fuentes de posible intoxicación: el tratamiento de aguas, los antiácidos digestivos, los envoltorios de los alimentos, los utensilios", comienzan a enumerar los investigadores.

También se lo puede hallar en: filtros de cigarrillos, latas, amalgamas dentales, desodorantes, aerosoles nasales y otros compuestos médicos, leches maternizadas, ciertas hojas de té, sal de mesa y hasta polvo de hornear.

Ante este panorama, los investigadores del LIFE prefieren no alertar a la población: los efectos ?aseguran- son potenciales, y no cualquier exposición es capaz de generar consecuencias.

Sin embargo, pueden enunciarse algunas sugerencias para disminuir los riesgos, dirigidas especialmente a los organismos encargados de la salud pública, en el sentido de extremar los controles sobre los medicamentos de venta libre que contienen compuestos de aluminio y en especial las soluciones para alimentación parenteral, que pueden estar contaminadas con el metal.

Asimismo no descuidar las mediciones de los niveles de aluminio del agua potable para consumo de la población general y muy especialmente en el agua que entra a las unidades de diálisis.


Fuente: Ciencia y Técnica UNL (Romina Kippes)
Equipo de investigación: Dr. Daniel Orihuela, Prof. Bioq. Stella Mahieu, Bioq. Marcela González, Bioq. Néstor Millen, Bioq. María del Carmen Contini


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.