text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 hábitos que puedes copiar de las personas puntuales

      
Fuente: Universia

Si bien todos empezamos el año siendo ejemplares, sin mayores problemas para cumplir con las tareas en tiempo y forma, llega un momento donde todo se torna más difícil fruto del cansancio. ¿El principal problema? Las llegadas tarde. Descubre 5 hábitos que puedes copiar de las personas puntuales.

 

Lee también:

» 5 aplicaciones para despertarte a tiempo 
» Estrés laboral: 8 de cada 10 argentinos lo padecen 

 

El día no es muy corto, ni tu reloj funciona más rápido que el de los demás. Es una cuestión de organización, anticipación y hábitos. Descubre los 5 principales hábitos que tienen las personas que nunca llegan ni un minuto tarde.

 

1. Llevan una agenda bien organizada

 

Muchas llegadas tarde a entrevistas, clases o citas médicas por ejemplo, se deben a la falta de organización. En otras palabras, no te acordabas y cuando lo hiciste ya era tarde. Por eso las personas puntuales tienen una mejor amiga: la agenda. Por más sencillo que suene, anotar todos tus compromisos y actividades te ayudará a tomar conciencia de tus tiempos y a calcular mejor cuánto te llevará cada punto en la lista.

 

Una estrategia es basarte en experiencias anteriores, y cronometrar el tiempo que necesitas para completar una determinada tarea. De esta manera la próxima vez que tengas una tarea similar ya sabrás de antemano cómo debes organizarte.

 

2. Ponen la alarma bien temprano

Las personas puntuales no solo ponen la alarma bien temprano, sino que se levantan ni bien suena. Muchos se engañan colocando el despertador muy temprano pero lo posponen de a cinco minutos, y cuando quieres acordar, ya se les hizo la hora. Según Diane Gottsman, propietaria de la Escuela de Protocolo de Texas, debes colocar tu despertador lejos de la cama.

 

Al tener que moverte y levantarte para apagarlo, evitaras volver a dormirte.  Así conseguirás levantarte temprano para hacer las cosas con calma, desayunar y aprontarte para un nuevo día, que de seguro tiene muchas actividades y responsabilidades.

 

3. Son realistas

Entiende lo siguiente: si sales cinco minutos antes, es imposible llegar a tiempo. A menos que el lugar al que te dirijas quede frente a tu casa, claro. Por eso tienes que ser realista y no sobrestimar la rapidez con que puedes llegar a algún lugar. Las personas puntuales suelen añadir unos minutos al tiempo que creen que tomará aprontarse y salir, para manejar variables que pueden enlentecer tu llegada: el tráfico por ejemplo.

 

4. Prefieren salir antes y tener que esperar a los demás

Es preferible ser considerado el primero en llegar a todos lados, que ser calificado como el que siempre llega tarde. Por eso es mejor que si tienes que estar en algún lugar que te queda a 15 minutos aproximadamente, optes por salir de 20 a 25 antes.

 

De esta manera no tendrás problemas si el ómnibus demora un poco más, si te encuentras con un familiar y te charla, o si no encuentras lugar para estacionar. SI ninguna de estas situaciones se presenta, contarás con tiempo extra en el cual podrás utilizar tu celular para revisar noticias, responder mails o para repasar las tareas del día.  

 

 

5. Duermen bien

Quienes no se organizan las cosas y posponen tareas, siempre acostándose tarde. El problema de ello es que al otro el día les cuesta el doble levantarse temprano. Por eso es mejor descansar unas 8 hs aproximadamente, para que nuestro cuerpo y mente se relajen y tengamos energía para las demandas del nuevo día.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.