text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo transformar tus deseos personales en metas empresariales

      
Fuente: Shutterstock.

Tomarse un tiempo considerable para crear metas gratificantes hace que las mismas parezcan menos complejas de lograr, y la situación se torna más positiva aún cuando a través de los objetivos de la empresa también podés lograr los tuyos propios. A continuación te contamos cómo podés lograr esto.

 

Lee también
» 8 pasos para empezar a lograr tus metas
» 5 aplicaciones para que cumplas con todas tus metas
» Metas que deberías plantearte en los primeros años de trabajo 

 

>> Identificá la etapa en la que te encontrás

Antes que nada es fundamental que veas dónde estás parado y cuál es tu realidad en este momento en particular. Una vez que tengas esto en claro podrás empezar a delinear metas y a valorar el camino recorrido. Disfrutá del ahora, más adelante tendrás tiempo de concentrarte en el futuro.

 

>> ¿Qué aspectos de tu realidad profesional te gustaría modificar?

En algunos casos resulta más complejo identificar las cosas que más te molestan aquellas con las que estás conforme. Destiná algunos minutos a diario a pensar en qué es lo querés y qué es lo que no querés para tu vida profesional. Acordate de que en muchos casos la concreción de metas se vincula con dejar de hacer algo.

 

>> Determiná qué tipo de persona querés ser

Si hay algo que tenés que tener claro es que no solo importa qué objetivos querés cumplir a nivel empresarial, sino también el tipo de persona en la que te querés convertir. Esto te servirá para tomar las decisiones más acertadas y diseñar estrategias.

 

>> Planteate objetivos ambiciosos

No hay nada mejor que plantearte metas específicas y ambiciosas. Nadie dice que tenés que arriesgarte demasiado, sino que es más interesante esforzarte para lograr algo que no creías posible. De nada sirve que te quedes en tu zona de confort y además, cuando midas tu progreso te sentirás más orgulloso.

 

>> ¿Cuáles son los motivos que te impulsan?

Antes de implementar el plan de acción, es fundamental que hagas una prueba de validez. No dudes en preguntarte cuál es tu propósito, por qué querés hacerlo y qué ganarás al alcanzar la meta. De esta manera podrás llenarte de optimismo y confianza para tener un mayor control de tu negocio y de tu vida.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.