text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Por qué no tengo éxito como líder?

      
Fuente: Shutterstock

Si bien todas las personas pueden convertirse en buenos líderes y colaborar con el cumplimiento de distintos objetivos, existen algunos aspectos que pueden estar perjudicando tu accionar como tal. Por este motivo, a continuación te ayudamos a identificar cuáles pueden ser las razones de tu fracaso.

 

Lee también
» Cada vez hay más Jefes jóvenes en Latinoamérica
» ¿Cómo tratar con un jefe difícil?

 

1) No tenés experiencia previa como líder

En la mayoría de los casos, las personas llegan a puestos de liderazgo a causa de su buen desempeño en un área determinada y sin experiencia previa en este campo. Si bien esto puede solucionarse, recién cuando surgen imprevistos y situaciones complejas, los jefes descubren que están en falta.

 

2) No sabés comunicarte

Si hay algo que resulta vital para el buen funcionamiento de un equipo de trabajo es la comunicación. Muchos son los empleados que no realizan bien sus tareas a causa de no haber recibido las instrucciones de una manera clara y precisa.

 

3) No sabés lidiar con las críticas

Si mostrás una mala disposición y además no sabés recibir las críticas, seguro tendrás problemas con tus empleados y lo peor, éstos dejarán de participarte en distintos asuntos. Intentá mejorar tus hábitos y seguro tendrás mejores resultados.

 

4) Tenés miedo de perder frente a la competencia

Los buenos líderes no tienen miedo a perder su puesto ni a fracasar. Si querés lograr tus objetivos, tenés que saber que sin arriesgarse nada se logra.

 

5) Tenés comportamientos egoístas

Ser un líder no solo significa tener empleados a cargo, sino también aprender a compartir los logros y administrar las responsabilidades. Los reclamos y el reconocimiento constante no están bien vistos.

 

6) Hacés demasiado énfasis en tus títulos

Las personas con una formación educativa y profesional, no precisan hacer eco de todo lo que han logrado hasta el momento. Si realmente estás convencido de tu capacidad, tenés que aprender a aplicar tus conocimientos y dejar de lado todos los certificados que tenés en tu haber.

 

7) No sabés escuchar

A diferencia de lo que puedas pensar, escuchar a tus empleados puede ser una buena manera de aprender, de organizar buenas estrategias y de plantear métodos para cumplir los objetivos planteados.

 

8) No tenés nada en común con la cultura de la empresa

Muchas veces los líderes se olvidan de que aunque tengan puntos disidentes con la compañía, deben dejarlos de lado e intentar tener un comportamiento acorde con lo que la empresa espera de sus miembros. Tenés que aprender a ser leal tanto con tu empresa como con tus empleados.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.