text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

6 excusas para no desarrollar tu propio emprendimiento

      
Fuente: Universia.

A la hora de emprender no importa ni cuánto dinero ni cuánto tiempo tenés. La clave está en ponerle ganas y trabajar arduamente para ir logrando tus objetivos con el paso del tiempo. A continuación, te contamos algunas de las excusas que impiden a los jóvenes en la actualidad poder emprender su propio negocio.

 

 

Lee también
» 5 consejos para nuevos emprendedores
» 5 signos de que estás listo para emprender tu propio negocio
» 8 frases inspiradoras para que te animes a emprender 

 

 

 

1)    "No tengo plata"

Para ser un buen emprendedor hay que aprender a manejarse con poco dinero y poco tiempo, ya que estos recursos nunca serán suficientes. En caso de que el dinero no sea el suficiente para materializar tu plan, entonces tendrás que cambiar el objetivo.


No podés tener control sobre todas las cosas, pero sí sobre lo que elegís hacer con las cosas que tenés.

 

 

2)    "No tengo tiempo"

Todos tienen la misma cantidad de tiempo disponible, la única diferencia está en qué actividades lo invierten. Dale la misma importancia y urgencia a tu nuevo proyecto que a la televisión y al celular, y verás que cada vez serán más tus ganas y por ende, mayor el tiempo que buscarás hacerte para sacarlo a flote.

 

 

3)    "No tengo buenas ideas"

Para tener ideas innovadoras la clave está en buscar soluciones para problemas que ocurren a diario. En el momento en el que abras tus ojos y estés dispuesto a analizar la realidad, encontrarás más problemas de los que imaginás.

 

 

4)    "No tengo ninguna habilidad”

En el caso de que no tengas ninguna habilidad tenés que ir en busca de ellas: estudiá, lee, hablá con amigos o empezá a trabajar en una empresa medio horario.

 

También es una buena idea buscar a alguien que trabaje en lo que te gustaría hacer y consultarle para trabajar con él como voluntario para aprender más sobre la temática que te interese. En caso de que no quieras hacer ninguna de las cosas propuestas, tendrás que aceptar que nunca conseguirás las habilidades ni te dejarás de criticar.

 

 

5)    "No puedo arriesgarme"

Siempre podrás recuperarte de todos los riesgos a los que te arriesgues. Lo mejor que podés hacer es aprender a reinventarte y a hacerte más fuerte luego de cada fracaso para no volver a equivocarte. Si nunca tratás, nunca cumplirás tus objetivos y luego te arrepentirás. Ese es un riesgo que nunca debes correr.

 

 

6)    "Es muy difícil"

Los pasos individuales son sencillos. Es claro que los objetivos importantes no se logran de un momento para otro, pero sí trabajando a diario. Por más que el viaje sea largo, tenés que pensar en el fin de este camino y en las consecuencias positivas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.