text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo me doy cuenta de que tengo que cambiar de trabajo?

      
Fuente: Universia.

Aunque no existen fórmulas científicas de darse cuenta cuando es momento de renunciar y buscar otro trabajo, sí existen signos que te pueden ayudar a darte cuenta de que continuar en tu puesto no es una buena idea. A continuación te contamos cuáles son.

 

 

Lee también
» ¿Por qué los directivos deciden cambiar de empleo?
» Cambiar de trabajo a principio de año es el objetivo de muchos jóvenes
» Crecer profesionalmente: la prioridad a la hora de decidir cambiar de empleo 

 

 

 

1. Tomás café todo el tiempo

¿Estás todo el tiempo pensando en hacer otras cosas en vez de focalizarte en tus tareas?, ¿sentís la necesidad de tomar café todo el día? La cafeína actúa como estimulante, pero puede generar una falsa sensación de entusiasmo en el trabajo. Si ya tomaste un café y estás pensando en tomar otro en la próxima hora, es momento de que cambies de trabajo.

 

2. No te preocupa la calidad de tu trabajo

Si solo realizás las tareas por cumplir con tus jefes y sentís que nada te apasiona, es posible que no des todo tu potencial. En caso de que estés pensando en irte de la empresa, tratá de concentrarte en las tareas asignadas y ser entusiasta antes de irte.

 

3. Chequeás todo el tiempo tu mail

Si entrás todo el tiempo a tu mail y a tus perfiles en las redes sociales, este es un signo de que estás constantemente buscando una distracción. Además, da la pauta de que no estás lo suficientemente interesado en realizar las tareas que te son asignadas.

 

4. Siempre te sentís mal

Si siempre sentís que te duele algo, y que la causa es la alta demanda del trabajo, es momento de que busques un puesto que no atente de esta manera contra tu salud. Por otro lado, si estás constantemente prestando atención a cualquier dolor insignificante, esto puede entenderse como una distracción para evitar hacer tu trabajo.

 

5. Comés sin ningún motivo

¿Estás pensando en que llegue el momento del almuerzo cuando recién entrás a la oficina o en tener comida en tu escritorio? Comer alimentos que nos dan placer nos hace liberar endorfinas y sentirnos mejor, pero si no encontrás otra manera de lidiar con tu trabajo que comiendo, es hora de que te alejes de ese trabajo. En caso de que sientas que es algo pasajero, podés probar cambiando este hábito por una caminata de pocos minutos.

 

6. Siempre estás en desacuerdo con tus compañeros de trabajo

¿Sentís que todo lo que dicen tus compañeros de trabajo está mal y que son irritables? En caso de que esto suceda, tenés que empezara  plantearte la idea de cambiar de trabajo o de sección, donde no tengas que lidiar con tantas personas que tienen opiniones opuestas a las tuyas.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.