text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Las 7 técnicas de estudio que necesitas para mejorar en tus exámenes

      
Las 7 técnicas de estudio que necesitas para mejorar en tus exámenes
Las 7 técnicas de estudio que necesitas para mejorar en tus exámenes  |  Fuente: iStock

El impacto en el inicio de una carrera universitaria, en cuanto a la nueva cantidad de información a procesar, hace que cualquier estudiante necesite modificar sus hábitos de aprendizaje. Algo que se debe empezar a conocer y utilizar son técnicas de estudio que optimicen el tiempo, la manera de aprender, y sobre todo los resultados obtenidos.

Como muchas cosas a lo largo de la historia, las técnicas de estudio también van superándose, y algunas van quedando obsoletas. Por eso, lo primero que vamos a intentar hacer es darte un panorama sobre las dos actividades importantes que definen la diferencia entre un buen y un mal resultado. La planificación del tiempo y la ejercitación práctica. Además vamos a comentarte cuáles son las técnicas que perdieron efectividad a través del tiempo en comparación con las nuevas.

Las 7 técnicas de estudio más efectivas:

1 - Planificación del tiempo: Junto con la ejercitación práctica deberían ser la base en la manera de adquirir conocimientos. Planificar el tiempo significa no dejar que todo se junte a último momento. Si sos una persona que suele organizarse con una agenda puede ser una buena forma, para quienes no lo hacen, proponer una fecha de inicio con tiempo de sobra, es una buena opción. En este caso, es ir adelantando lectura y estudio para llegar a los últimos días teniendo que dar solo un repaso general, ya conociendo el material de estudio.

2 - Ejercitación práctica: Ya sea con algún tipo de test brindado por los profesores, o con ejercicios creados por uno mismo, llevar a la práctica lo leído es la mejor forma de fijar conocimiento. Además pone a prueba la creatividad en cuanto a la creación de la ejercitación. Esto es aplicable a cualquier tipo de examen de cualquier tipo de materia. No se trata de llevar a cabo el trabajo como un profesional, sino de recrear anticipadamente lo que va a suceder en el examen. Es posible incluso en materias netamente teóricas.

3 - Crear preguntas: Es una de las posibilidades de ejercitación, pero la destacamos porque el hecho de crear las preguntas (para luego responderlas) es en sí un ejercicio de fijación. Para crearlas necesitamos tener la información correcto, y es una forma de darse cuenta en qué temas es necesaria una revisión.

4 - No estudiar solo una materia: Es uno de los más controvertidos que vamos a comentarte, ya que algunos estudiantes afirman que es muy efectivo y otros que les resulta imposible mezclar. Pero como los que pueden hacerlo, lo recomiendan, nosotros insistimos en que puedas probarlo y ver si es efectivo para vos. Se trata de dividir el tiempo de estudio en más de una materia, para no agobiarse en la repetición.

5 – Explicar a alguien más: El estudio compartido con alguien que deba rendir el mismo examen, lleva a que en algún momento el otro no entienda algo sobre un tema y vos tengas que intentar explicárselo. Ese es el momento en el que uno logra ver si está lo suficientemente preparado o no. Es posible hacerlo de forma autónoma, intentando responder preguntas planteadas y analizando si la respuesta es completa.

6 – Crear tus propios apuntes: Después de conocer toda la información, resumiendo a lo necesario y primordial, resulta un nuevo material de estudio creado por uno mismo.

7 – Repetir la ejercitación dada durante la cursada: En materias prácticas, intentar volver a hacer los ejercicios que ya están resueltos, y sobre los que ya se tiene el resultado correcto, es emular de alguna manera lo que puede ser el examen.

Algunas técnicas de estudio como el subrayado eterno, o la lectura y relectura repetida de los textos, son superadas por estas que te comentamos anteriormente. Otro caso es el del aprendizaje de memoria, que es reemplazado por la técnica de conocer de memoria un dato (por ejemplo una fecha en particular) pero pudiendo ubicarla también en contexto histórico.

Antes de terminar este artículo, queremos remarcarte el hecho de que no para todos son efectivas las mismas técnicas de estudio, por lo que encontrar las que son más eficientes para uno es un ejercicio en el que hay que ir intentando con todas las posibilidades. Esperamos haberte ayudado a que mejores tus resultados en los exámenes y te invitamos a que nos comentes qué otra técnica de estudio conoces que te resulte efectiva.

Leé también:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.