text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo identificar y tratar al síndrome de procusto en tu empresa

      
Cómo identificar y tratar al síndrome de procusto en tu empresa
Cómo identificar y tratar al síndrome de procusto en tu empresa  |  Fuente: istock

Qué es el síndrome de procusto

¡Vivimos en una sociedad cada vez más individualista! La competencia, los desafíos y superación, el consumismo atroz reinan en nuestro día a día y el ambiente empresarial no está exento de estas cuestiones. Es más, en muchos espacios, se acrecientan.

Inevitablemente, en este contexto del siglo XXI, nuevas patologías psíquicas aparecen e invaden nuestras subjetividades: depresión, neurosis compulsivas, Toc y hasta psicosis, nos llevan a la vorágine que estas enfermedades traen a colación.

El síndrome de procusto hace referencia a un padecimiento psicológico que muchas personas sufren y cuya estructuración psíquica puede estar ligada al narcisismo o a la baja autoestima.

Algunas características de las personas con este padecimiento son:

  • No demuestran empatía por los demás.

  • Están cooptadas por una competencia feroz y extrema.

  • Toman decisiones radicales cuyo fin radica en apartar a los demás que son vistos como enemigos y competidores.

  • Provocan problemas de convivencia.

  • Temor o sentimientos de amenaza de ser superadas por otros.

  • Muestras de celos, envidia y discriminación hacia los demás.

De acuerdo al psicoanalista Andrés ize, la función de la envidia puede ser la de orientadora hacia el deseo. El problema aparece cuando visualizar el deseo en otro sujeto signifique que sea algo exclusivo y propio de él mismo, sin asumir que es posible alcanzarlo u obtenerlo

Lo cual, inevitablemente, conlleva a actitudes extremas que realizan estas personas para “eliminar de su camino” a la competencia.

Si nos remontamos a la mitología griega, podremos comprender mejor esta enfermedad que alude a un posadero de nombre Procusto cuyo negocio se hallaba en las colinas de Ática. 

Cuando un huésped arribaba a su vivienda lo recostaba en su aposento y cortaba las partes del cuerpo que sobresalía de la cama. Por el contrario, si el  cuerpo entraba perfectamente, lo estiraba a martillazos. ¡Realmente un mito escalofriante! que sirve como metáfora al síndrome de procusto.

El síndrome de procusto y sus consecuencias en el ámbito laboral

Cuando un trabajador padece esta patología psicológica, suele provocar un malestar generalizado en el ambiente que puede llevar a consecuencias y resultados nefastos en la organización social.

Algunos de los problemas más frecuentes que provocan este tipo de personas en el ambiente laboral son:

  1. Desagradable ambiente laboral en el cual reina el estrés y momentos de tensiones entre los empleados.

  2. Provocan retroceso en los procesos normales de la institución.

  3. En el caso de puestos de liderazgo, no colaboran en la optimización y eficiencia de los equipos laborales. por el contrario, tienden a promover situaciones de competencia extrema enfocados en el individualismo.

  4. Priorizan su bienestar en detrimento de los demás y de la misión institucional.

  5. Son capaces de crear falsos datos o mentiras en pos de su egocentrismo y bienestar.

  6. Pueden humillar y discriminar a compañeros de trabajo cuando obtienen réditos o logros sobresalientes dentro de la empresa.

  7. Priorizan el conformismo y no los desafíos en los progresos para que nadie destaque por encima de ellos mismos.

  8. Limitan los objetivos empresariales o el progreso que es posible alcanzar por una compañía.

  9. Suelen asumir proyectos para diferenciarse de los demás. Con lo cual, el fin no es la rentabilidad de la empresa sino la propia.


Tips para tratar el síndrome de procusto en tu negocio

Sin dudas, es imprescindible evitar que el sindrome de procusto invada tu ambiente laboral ya que, muchos trabajadores altamente cualificados pueden abandonar su puesto dentro de la empresay provocar una importante pérdida en tu negocio.

Por eso, el primer paso importante se encuentra en la entrevista de trabajo cuando necesites reclutar personal. Contar con un buen equipo que realice test psicológicos y que tenga aptitudes necesarias para detectar este tipo de padecimiento, es lo más recomendable inicialmente.

En caso que descubras que uno de tus trabajadores tiene el mal de procusto, podés comenzar a establecer ciertos límites a su competencia y actitudes negativas para con el resto de tus empleados.

Evitá los puestos de superioridad en estas personas y, en la medida de lo posible, focalizáte en que realice alguna terapia psicológica. En casos extremos, no quedará más remedio que el despido.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.