Noticias

El método Montessori y un nuevo paradigma educativo

      
El método Montessori y un nuevo paradigma educativo
El método Montessori y un nuevo paradigma educativo  |  Fuente: istock

Maria Montessori fue una doctora, científica, antropóloga, pedagoga, psicóloga, psiquiatra, filósofa y humanista italiana. En 1897, cuando aún era ayudante en una cátedra de psiquiatría, Montessori estuvo en contacto con niños con necesidades especiales y comprendió que el sistema educativo no favorecía de igual manera a todos los niños. El método que desarrolló serviría para todos los niños del mundo.

¿Qué es la educación Montessori?

El método Montessori es una formación no obligatoria que se centra en tres ejes: juego, diversión y flexibilidad. Se busca que los niños sean espontáneos y tenga iniciativa. No se obliga a todos los alumnos a aprender los mismos contenidos y, mucho menos, a memorizarlos. La idea principal es que sea el niño el que decida sobre su propio aprendizaje de acuerdo a sus intereses.

Principios básicos de la educación Montessori

1. La mente absorbente

Para María Montessori los niños tienen una sensibilidad especial que les permite observar y absorber todo lo que los rodea de manera inmediata. Esto se debe a que poseen una mente absorbente que les da la capacidad de aprender de la vida absorbiendo del ambiente que los rodea. Para que el niño se adopte de forma positiva es importante que sus impresiones sean también sanas y positivas.

2. Períodos sensibles

Según la doctora Montessori existen períodos en la vida de un niño durante los cuales demuestra sus capacidades de adquirir habilidades particulares. Esto se debe a que según la edad los niños dirigen su atención a partes específicas del ambiente que los rodea. Para cada niño estos períodos varían según sus características personales. Luego de estos períodos sensibles se pueden enseñar las habilidades básicas. Algunos de estos períodos sensibles son:

  1. 1-3 años: el lenguaje.

  2. 2-3 años: sentido del orden.

  3. 3-4 años: adquisición de la escritura.

  4. 4-5 años: lectura de los números.

3. Ambiente preparado

En el método de educación Montessori se le otorga gran importancia a la preparación del ambiente. Con los materiales necesarios el niño puede escoger el que más lo atrae y desarrollar su relación con el ambiente que lo rodea. La idea es que los docentes ayuden al niño preparando el ambiente. Existen tres niveles de ambientes:

  1. 1-3 años: Comunidad infantil.

  2. 3-6 años: Casa de los niños.

  3. 6-12 años: Taller.

Además, se cree que las aulas deben ser lugares amplios y luminosos, llenos de flores y plantas. Deben ser lugares que estimulen el deseo de aprender y de ser independientes de los alumnos. La idea es que también compartan entre ellos y aprendan valores de convivencia.

El material a utilizarse también debe ser atractivo y distribuido por todo el aula. Los niños deben poder moverse y elegir los materiales. Es por ello que según la edad de los niños los materiales deben estar a su altura y alcance. Si se trata de niños pequeños, por ejemplo, los muebles deben estar a baja altura para que ellos puedan alcanzar los materiales sin ayuda de los adultos.

4. Actitud de adulto

El único rol que cumple el adulto es acomodar el ambiente preparado para ayudar al alumno a ayudarse. ¿Qué quiere decir esto? El adulto debe enseñarle al niño a tener confianza en sí mismo, a amarse y respetarse. De esta manera el docente se convierte en un guía y el niño en un alumno independiente en control de su propio aprendizaje.

Áreas o materias dentro de la educación Montessori

El método de educación Montessori se divide en 4 áreas de interés:

1. Vida práctica

Se espera que el niño desarrolle concentración, independencia, orden, coordinación y disciplina. Incluye ejercicios para ejercitar las relaciones sociales, la tolerancia y la cortesía con los demás, el refinamiento de los movimientos, entre cosas cosas.

2. Educación sensorial

Esta área se centra en el desarrollo de los 5 sentidos: audición, visión, tacto, gusto y olor. Es importante que el niño desarrolle los sentidos para poder aprender sobre el ambiente que lo rodea y reconocer particularidades sobre cada objeto.

3. Habilidades de la lengua, lectura y escritura

En el método Montessori la lecto escritura se enseña a través de los sentidos. El niño aprende las letras contorneándolas con el dedo sobre distintos materiales. De esta manera aprenden las palabras según la forma geométrica de las letras. Luego, aprenden la fonética y sustituyen el dedo por un lápiz.

4. Matemática e introducción a los números

Al igual que con la lectoescritura, matemática se aprende a través de los sentidos. El niño aprende a diferenciar los números aprendiendo sus formas abstractas de representación. Como siempre se busca diferenciar tamaños, colores, formas, pesos, entre otras cosas.

En conclusión, el método Montessori es más que un método educativo, es más bien una filosofía de vida que busca abrir nuevos paradigmas no solo en educación sino también en otras áreas. Hay períodos sensibles en la niñez en los que los niños deben ser guiados para ser autores de su propio aprendizaje, a su propio ritmo y de acuerdo a sus propios intereses.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.