text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Educación emocional: claves para mejorar tu inteligencia

      
La educación emocional contribuye a un mejor rendimiento de sus capacidades intelectuales.
La educación emocional contribuye a un mejor rendimiento de sus capacidades intelectuales.  |  Fuente: istoc

Educación emocional e inteligencia emocional

Seguramente habrás oído mucho acerca de estos conceptos emparentados que, en los últimos años, han adquirido gran difusión en nuestro País gracias al avance de las neurociencias.

Las ideas en torno a la inteligencia emocional fueron difundidas por el prestigioso psicólogo Daniel Goleman en su libro Emotional Intelligence (1995) quien la caracterizó como el desarrollo de competencias sociales y emocionales que colaboran en la regulación de nuestros sentimientos, nuestro carácter y en la manera de relacionarnos con nosotros mismos y con los demás.

En este sentido, la finalidad de la educación emocional reside en enseñar a entablar una mejor relación del ser humano con su entorno. Es que, sin emoción y razón no es posible comprender la evolución de la inteligencia del hombre.

¿Por qué es importante la educación emocional en tu vida como estudiante?

Numerosas investigaciones científicas han avalado y demostrado las teorizaciones de Goleman demostrando que la educación emocional en estudiantes universitarios contribuye a un mejor rendimiento de sus capacidades intelectuales.

Inclusive, es posible aseverar que a lo largo de nuestras vidas, desarrollar y conocer las habilidades emocionales puede resultar más relevante que nuestro intelecto. Ya que el trabajo que hacemos sobre nuestras emociones, conlleva a una mejora en la inteligencia.

Seguramente habrás conocido a alguna persona con alto coeficiente intelectual pero que, frente a una situación estresante, haya perdido sus capacidades de estudio y conocimiento. O por el contrario, personas con bajo rendimiento intelectual que, gracias a la buena regulación emocional, han obtenido una salida laboral rentable y exitosa.

Por lo tanto, educar la razón y la emoción debe ser una prioridad para vivir mejor y desarrollarte plenamente en tu etapa como estudiante.

¿Cómo lograrlo? ¡Sigue las recomendaciones de Goleman, todo un experto en el tema!

  • Conocerse a uno mismo

Aquel lema de la vida de Sócrates “conócete a tí mismo” es un precepto fundamental de la inteligencia emocional. Ser consciente de tus reacciones frente a determinadas situaciones te permitirá controlar tus sentimientos, adelantarte a lo que vendrá y, fundamentalmente, evitar momentos estresantes.

  • Empatizar con los demás

Ponerse en el lugar de los demás y desarrollar la capacidad de sentir aquello que el otro está sintiendo puede ayudarte a entender las actitudes del resto, en lugar de juzgarlas.

¿Para qué podría servirte? Para evitar la amargura o resentimiento que, sin dudas, inciden en nuestro desarrollo como sujetos emocionalmente inteligentes.

  • Equilibrar las emociones

Seguramente, en más de una ocasión te asaltó el impulso y actuaste de manera equivocada. ¿Y si probás con pensar antes de actuar? Si lográs controlar tu impulsividad y regular tus sentimientos irritantes, llegarás a conquistar tus acciones emprendiendo de manera equilibrada todo lo que te propongas en la vida.

  • Sociabilizar

¡Sin la sociedad es imposible ser un sujeto emocionalmente inteligente! Es que, la educación emocional de uno mismo también implica una retroalimentación hacia las personas con quienes nos relacionamos.

Es decir, el bienestar debe ser conjunto ya que la felicidad se obtiene al sentirnos dichosos pero contemplando que nuestros allegados también lo son.

  • Motivarte

Sin dudas, motivarse a sí mismo conlleva a lograr una acción concreta. Si te alentás para conseguir tus objetivos, es muy probable que los logres de manera eficaz.

Las personas que desarrollan la automotivación suelen ser muy productivas y eficientes en las actividades que llevan a cabo.

En conclusión, los aspectos no congnitivos de nuestra vida como los sentimientos y las emociones han adquirido la misma importancia que durante tantos años ha poseído el área cognitiva de nuestro cerebro como son la memoria, la capacidad en la resolución de los problemas, entre otros.

Prestar atención a ambos aspectos es fundamental para desarrollarnos como sujetos emocionalmente inteligentes.

Ahora que conocés los consejos de la educación emocional para convertirte en una persona inteligente, no pierdas tiempo y comenzá a optimizar tu vida. Sin dudas, ¡obtendrás buenos frutos en el ámbito estudiantil!


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.