text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

3 ejemplos de gamificación educativa superior

      
Las plataformas educativas también pueden incorporar esta tendencia
Las plataformas educativas también pueden incorporar esta tendencia  |  Fuente: Istock
  • Las formas de enseñanza varían con el paso del tiempo, adecuándose a las nuevas posibilidades y necesidades.
  • Docentes de todas las carreras pueden implementar instancias de gamificación dentro de sus clases.
  • No todo tipo de videojuegos o juegos en clase resultan positivos para el aprendizaje.

El modelo educativo tradicional se desarrolla de manera unidireccional, desde el profesor hacia el alumno. En la actualidad, a través de diferentes corrientes pedagógicas, se busca promover una nueva forma de entender la educación a través de la participación y la motivación de los estudiantes.

La idea detrás de estas corrientes es la de promover el compromiso de los alumnos para con su formación, y por ende, lograr mejores resultados.

Una de las tendencias de mayor éxito en este sentido es la gamificación o educación a base de entretenimiento, que consiste en usar mecanismos típicos de los juegos en entornos de aprendizaje. De hecho, cada vez más instituciones educativas optan por este modelo, basándose en algunos de sus beneficios más destacables para estudiantes y docentes:

  • Mejora la actitud de los alumnos para con su aprendizaje.
  • Elimina el temor al fracaso transmitiendo que perder siempre es una posibilidad.
  • Enseña a trabajar en equipo.
  • Transmite la importancia de la competencia sana.

En esencia, puede decirse que esta forma de trabajar en clase combina las clásicas demandas de todo docente con las preferencias de los estudiantes. De este modo, los alumnos mejoran tanto su aprendizaje como su predisposición para aprender.

Aplicar la gamificación en clase

El concepto propio de gamificación puede, en ciertas ocasiones, causar confusión entre los docentes. Es por ello que su aplicación a entornos concretos de clase no siempre resulta sencillo.

Para docentes inexpertos, o que buscan iniciarse en el aprendizaje mediante el juego, existen algunas opciones básicas y de aplicación simple que pueden oficiar como primeros pasos en el mundo de la gamificación como herramienta educativa.

¿Te interesa aplicar esta metodología? Si es así, te damos 3 ejemplos concretos de cómo podrías aplicarla en la educación superior:

 

 

La simple idea de estudiar en la universidad se asocia a disciplina, prestigio y compromiso. Por sus cualidades, el juego no siempre transmite la misma imagen.

Sin embargo, esta tendencia se propone reivindicar el juego y dejar de asociarlo únicamente a la infancia, para comenzar a contemplar sus beneficios en diferentes sectores de la población. Aplicarlo en la universidad es una excelente forma de lograr ese cambio de pensamiento.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.