text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Orientación vocacional: empecé una carrera y no me gusta, ¿qué hago?

      

¿Comenzaste una carrera universitaria, pero no te convenció tu decisión? De ser así, en primer lugar deberías saber que son muchos los jóvenes que enfrentan este dilema, y sobretodo, ¡que es posible superarlo! A continuación, te proponemos algunas opiniones de expertos de orientación vocacional de distintas universidades argentinas para que comprendas mejor qué es lo que te puede estar pasando y cuál es la forma en que deberías reaccionar.

Descubrí aquí toda la información sobre las carreras que ofrecen las universidades argentinas 
  • ¿Por qué me sucede esto?

De acuerdo con lo expuesto por la Coordinadora del Servicio de Orientación Vocacional de la UCA, Lic. María Inés García Ripa, existen diversos motivos: desde la creencia de que cierta profesión garantizará al joven un buen pasar económico o le otorgará prestigio, hasta razones más profundas, como puede ser imposición externa del contexto familiar o social.

En la misma línea, la Psicóloga del Centro de Orientación Vocacional Ocupacional (COVO) de la UNLP, la Lic. Teresita Chá, indicó que mientras muchos jóvenes toman elecciones apresuradas, bajo presiones familiares y sin reflexión previa, otros se basan en supuestos, por ejemplo, “suponía que me gustaba la carrera porque en el secundario tuve una materia relacionada con esta profesión que me gustó mucho”. Por otro lado, Teresita opinó que la desinformación y la imposibilidad de diferenciar intereses vinculados a los hobbys de aquellos “profesionalizantes” también son motivos recurrentes, por ejemplo “me inscribí en Veterinaria porque me gustan los animales”.

 

  • ¿Es normal lo qué me ocurre?

No hay dudas de que puede ser una instancia estresante en la que es difícil mantener la calma, sin embargo, desde la UADE aseguran que “es más común de lo que se cree”. “Elegir una carrera es una tarea confusa y difícil. Además, al terminar el colegio, es muy factible que las experiencias de vida de los estudiantes sean limitadas, así como el conocimiento del sí mismo, de sus intereses y de sus habilidades", lo cual acaba por dificultar la situación aún más, indicó la Lic. Gala Filippis.

Desde el ITBA también señalaron que “es mucho más frecuente de lo que a veces imaginamos” y además, hicieron referencia a la angustia que provoca el hecho de no saber qué hacer ni que decidir. “Los jóvenes lo viven como un fracaso y eso los angustia y los paraliza”, señaló la Lic. Mónica Varela.

Por otra parte, Varela manifestó que comunicar la noticia a la familia suele ser lo más complicado: “Si se dan cuenta que no es esa la carrera que realmente los enamora ¿cómo van a decirles a sus padres? Si van a una universidad privada, han pagado la cuota; si son del interior, les han costeado su manutención en la ciudad a la que se han trasladado y han perdido tiempo. Además, sus amigos han avanzado en sus carreras y ellos volverían a comenzar”, reveló.

 

  • Recomendaciones

Desde el ITBA, la Lic. Mónica Varela propone a los jóvenes “elegir el camino que ellos quieran, enamorándose de lo que van a hacer”. “Creo fervientemente en que la búsqueda de la felicidad a través de nuestro hacer cotidiano es vital, pues se derrama a todo nuestro entorno, hacemos nuestro trabajo con placer y esto impacta directamente en quienes recibirán el beneficio de nuestra tarea”, afirmó.

La Lic. Stella Maris Mencucci Kunica, de la Universidad de Belgrano, invita a los jóvenes que se comuniquen con expertos del área de orientación vocacional para transformar las mal llamadas "equivocaciones" en nuevas oportunidades de elección.

Por otra parte, la Lic. María Inés García Ripa de la UCA sugiere, además de buscar asesoramiento profesional, que los estudiantes hagan un esfuerzo por determinar el verdadero motivo por el cual desean cambiar de carrera. En ocasiones, el fracaso académico no se debe a que tomaron la decisión equivocada, sino que al momento de iniciar sus estudios no logran un buen desempeño porque no cuentan con una apropiada metodología de estudios. Mientras que en otros casos, el joven descubre que no tenía la información correcta sobre la carrera y confirma que no es la adecuada para él. “Lo que no se debe hacer es cambiar sin antes reflexionar y trabajar sobre esa elección, porque se pueden volver a equivocar”, concluyó.

Finalmente, la Lic. Teresita Chá de la UNLP manifestó que una de las peores resoluciones que los estudiantes pueden tomar es obligarse a sí mismos estudiar algo que realmente no desean. “Muchos jóvenes, permanecen a veces más de dos años empeñados en hacer todo lo posible para que lo que eligieron les guste, con un esfuerzo psíquico enorme”, lamentó. En lugar de tomar esta posición, Teresita sugiere buscar asesoramiento profesional: “La reorientación tiene la potencia de la liberación y los “re orientados” expresan de mil formas distintas la felicidad que sienten al haber podido pensarse, darse una nueva oportunidad, reconocerse en lo que aprendieron a pesar de todo y reiniciar nuevos trayectos con la convicción de la confianza generada en sí mismos”, señaló.

 

Lee también
» 20 tests de orientación vocacional online y gratuitos
» Orientación vocacional: 18 universidades que ofrecen este servicio
» Orientación vocacional: los errores más comunes a la hora de elegir una carrera
» Orientación vocacional: claves para elegir una carrera universitaria 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.