text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Cómo estudiar: 10 técnicas de estudio para aprobar cualquier examen

      
Cómo estudiar: 10 técnicas de estudio para aprobar cualquier exámen
Cómo estudiar: 10 técnicas de estudio para aprobar cualquier exámen  |  Fuente: iStock
  • Descubrí qué técnicas de estudio puedes utilizar para que tus próximos exámenes sean todo un éxito.
  • Prepararse con antelación es imprescindible para que te asegures esa buena nota que querés conseguir.
  • Cuanto mejor preparado acudas al examen menos serán los nervios que sientas a la hora de enfrentarte a él. Aprovechá estos consejos para estudiar.

Siempre ocurre lo mismo cuando se acerca la época de exámenes. Los nervios son inevitables, querés aprobarlos y querés hacerlo con la mayor nota posible, pero no sabés cómo estudiar... ¿Sos de los que esperan a última hora para comenzar? Si hay algo que puede asegurarte el éxito en tus próximos exámenes es comenzar a estudiar con antelación y haciendo uso de algunas de las técnicas de estudio más comunes.

¿Cuáles son las mejores técnicas de estudio?

Son muchas las técnicas de estudio eficaces que podés utilizar para preparar tus próximos exámenes. Elegir cualquiera de ellas y ponerla en marcha, te acercará mucho más a la posibilidad de aprobar ese examen que tenés pendiente. E incluso podés conseguir una buena nota. ¿Querés saber cuáles son? Te recomendamos seguir leyendo y también descargar el siguiente Ebook gratuito que te brindamos desde Universia.

10 técnicas y consejos para estudiar: 

  • Hacer simulacros de examen: Las simulaciones de examen permiten acercarse al tipo de preguntas que pueden aparecer en la prueba, y pensar previamente las respuestas. Existen algunas veces en las que tenés la posibilidad de acceder a exámenes de otros años. O incluso a los anteriores del mismo año. De esa manera se puede entender cuál es el formato que propone generalmente el equipo docente, dando la posibilidad de crear un examen de simulación.

  • Hacé combinaciones:Si tenés muchos temas que estudiar podés dividir tus jornadas de estudio en diversos momentos que te permitan ir estudiándolos de forma simultánea. Un espacio de tiempo para un tema, otro para otro... así hasta completar la sesión de estudio. De esta manera evitarás olvidar las cosas que estudiaste al principio. Reforzá esta técnica escribiendo a mano las ideas más importantes.

  • Recordá tu voz - Grabate:Apréndete los temas de la misma manera en que te aprendes una canción. ¿No lo escuchás una y otra vez fijándote en cómo lo dice el cantante? Hacé lo mismo con tus temas, podés incluso grabarte diciendo el tema completo para después escucharte. De esta manera podrás relacionar más rápido las preguntas con esos temas que tanto tiempo has estado escuchando. Ya sabemos que no a todos nos gusta nuestra voz grabada pero deberías intentar esta técnica.

  • Escribir puede resultar un gran ejercicio: Escribir a mano queremos decir. La memoria visual es un factor muy importante, así que lo mejor que podés hacer es ejercitarla. Si escribes a mano en una hoja las ideas importantes de cada tema y además utilizas colores o dibujos conseguirás ver los conceptos de una manera más clara. Además podés completarlo con información de libros. De esta manera te asegurarás la asimilación de las ideas más importantes y podrás visualizarlas una vez estés frente al examen.

  • Dividir los estímulos: Suponiendo que tenés 4 horas para estudiar el día de hoy y que las primeras tres las dedicás al estudio de temas nuevos y la última a su repaso. Te recomendamos que esta última sea separada de las otras dos. En ese caso estarías duplicando el estímulo diario a dos franjas de estudio distintas y eso puede ayudarte a fijar conocimientos ya que la parte de repaso la podés hacer mejor descansado que si lo intentas después de 3 horas de lectura o estudio.

  • Reescribir o explicarle a alguien más: Es una manera de fijar lo aprendido y a la vez de notar en donde nos falta reforzar un poco más el estudio. Son formas de autoevaluarse, mientras a la vez quizás estamos ayudando a alguien más. Pararse desde el lado del que escucha la explicación también es un buen ejercicio, volviendo a recibir los contenidos y también corrigiendo en caso de error o duda.

  • Realizar esquemas / estructuras: Éstos se fijan de mejor manera en el cerebro, por lo que pueden ser más fáciles de recordar.

  • Asociaciones clave: El conocimiento previo sobre un tema permite vincularlo con nuevos aspectos. Resulta más sencillo retener información si no se acumula demasiado, por lo tanto, es conveniente que repases lo que viste la clase anterior antes de asistir a la próxima.. La continuidad tiene efectos positivos sobre la memoria porque fortalece conexiones.

  • Lectura en voz alta: Como dijimos anteriormente, involucrar diferentes sentidos en la retención de información te ayudará a recuperarla posteriormente. Leer en voz alta implica que tu vista y tus oídos están participando del proceso para aplicar los datos cuando sea necesario. Incluso podés apelar a este método cuando estudiás con otras personas, así todos concentran su atención al mismo tema.  

  • Poner lo aprendido en práctica: Un conocimiento se adhiere a tu mente cuando lo utilizás con frecuencia. Los ejercicios en Internet, las conversaciones con hablantes nativos en el aprendizaje de idiomas, capturar imágenes con la cámara si estás aprendiendo fotografía, ejemplos de exámenes anteriores y otras herramientas, son ideales para aplicar este tip.

Técnicas de memorización:

Si bien la lectura y repetición hasta el hartazgo son las principales o más conocidas técnicas de memorización, y ya fueron superadas por otras y entrando en desuso, existen otras técnicas de estudio relacionadas con la memoria que pueden ser muy efectivas:

  • Técnicas de estudio para personas con memoria visual: Utilizar resaltadores para diferenciar las temáticas. El uso de material audiovisual. Hacer tarjetas de memoria o flashcards. Crear mapas conceptuales e infografías. Eliminar distracciones y tomar notas a mano para prestarles real atención. 

Materiales educativos como videos, documentales, infografías, fotos, mapas y gráficos que precisan de la vista para utilizarse, ayudan a digerir la información más rápidamente. Además, los mensajes se transmiten con mayor rapidez y mejora la comprensión global. La participación de los sentidos en el proceso de aprendizaje hace más sencillo traer a la memoria un recuerdo. Acordate del famoso refrán: una imagen vale más que mil palabras.

  • Empujar la memoria: Antes de lanzarte sobre los libros y apuntes de clase, leé el índice de los temas y fíjate qué tanto recordás de cada uno. Cuando incluyas el material en el repaso, será más fácil comprenderlo porque tu memoria ya se vio forzada a recuperar parte de la información.

  • Escritura a mano: Escribir las ideas en un papel requiere un mayor esfuerzo que hacerlo en una computadora, porque invertís más tiempo y el cerebro participa de manera más activa recordando las formas de las letras, ordenando el espacio físico de la hoja y agregando símbolos creados por vos para que oficien de guiños. Es un método ligado fundamentalmente con la comprensión.

Además de lo referido a técnicas de estudio, existen otros tips que conocemos y queremos brindarte, que tienen relación con el estudio y pueden ayudarte a que los resultados de tus exámenes sean mucho mejores. Te los dejamos aquí debajo:

Descubrí si estás preparado para los próximos exámenes

Registrate

¿Cómo estudiar mejor?:

1. Lento, organizado y seguro: ¿Tenés la sensación de que hasta ahora cada vez que estudiás, olvidás todo al momento? Es algo muy común cuando lo hacés apenas unos días antes del examen. Si realmente querés que los conocimientos queden fijados en tu memoria debés empezar mucho antes.

¿Por qué no crearte una rutina de estudio? Dedicando algo de tu tiempo a ello todos los días, podrás ir asimilando los conocimientos de forma progresiva. Así, cuando llegue el momento de hacer el examen no tendrás por qué dedicar jornadas maratonianas al estudio, sino que podrás leer tranquilamente y repasar todo lo que has ido aprendiendo hasta el momento..

2. Buscarle un sentido: Te aseguramos que todo lo que vayas a estudiar lo tiene. Claro que no lo encontrarás si estudias solo justo antes del examen. Tomate tu tiempo para leer a conciencia y podrás darte cuenta de cómo cada tema se relaciona con el anterior y el posterior. Esto hará que proceses mejor la información y puedas razonarla. De esta manera podrás comprender mucho mejor la materia y no tendrás por qué aprenderla de memoria sin encontrarle sentido alguno.

3. Cambiá de lugar: Casi todo el mundo elige siempre el mismo lugar para estudiar. Un lugar en el que se concentra, tiene silencio... Pero hay estudios científicos que demuestran que no existe un lugar mejor que otro para estudiar, sino que cambiar de ubicación favorece el estudio. Es una forma de incentivar al cerebro a trabajar a pleno rendimiento para que los conocimientos se afirmen más en la memoria.

4. Repasá en la noche: Sí, creemos que antes de ir a dormir lo mejor que podés hacer es distraerte después de toda la jornada. Revisar tus redes sociales, ver alguna película, leer algo... ¿Y por qué no hacer un repaso? No decimos que lo hagas justo antes de dormir pero leer a modo de repaso lo que has estudiado durante el día puede ayudarte a fijar mejor los conocimientos. Durante el sueño el cerebro fija los conocimientos adquiridos durante el día así que... ¿Por qué no aprovecharlo?

5. horario de estudio: Hay muchas personas que encuentran, en la rutina de estudio y en tener horarios no flexibles para ello, la forma con la que mejores resultados obtienen. Al ser esas horas propias de estudio, todas las otras actividades pendientes, quedan relegadas y permite que la concentración pueda ser mayor. Además elimina de alguna manera la posibilidad del típico auto-boicot de decir “hago primero eso y después estudio”. Las horas elegidas pueden ser en cualquier momento del día, y es necesario probar en todas para saber en dónde tenemos mejor concentración.

6. discusiones grupales:Compartí con tus amigos lo que aprendiste, formando grupos de estudio en los cuales discutan los diferentes contenidos para explicarse mutuamente aquellas ideas que no terminan de comprender. Pueden recurrir a una reunión presencial o aprovechar las nuevas tecnologías para armar foros en Internet, grupos de Facebook o conversaciones de Skype o Hangouts.

Estas técnicas de estudio son muy sencillas de aplicar así que no deberías dudar en probarlas. ¿La clave? Preparar todo con suficiente antelación para evitar los nervios y el estrés de última hora. 

Tal vez hoy sea un buen día para comenzar a realizar el ejercicio de analizar cómo estudiar. 

¡Buena suerte en los exámenes!

  

TRUCOS PARA MEJORAR TUS HÁBITOS DE ESTUDIO

Descubrí cómo podés mejorar tu rendimiento en los exámenes con consejos sencillos para tu día a día.

DESCARGÁ AQUÍ EL EBOOK


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.