text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Científicos argentinos descubren proteína que podría ahorrar combustible en los procesos industriales

      
Fuente: Shutterstock

Un equipo de científicos argentinos descifró la estructura tridimensional de una proteína presente en un microorganismo de la Antártida y evalúa la posibilidad de utilizarla como fuente de energía en distintos procesos industriales, en sustitución del petróleo, gas natural u otros combustibles. A continuación, te comentamos más detalles sobre este hallazgo.

 

Lee también
» "Raíces": una serie sobre científicos argentinos
» Crece el número de mujeres científicas en Argentina 
» Científicos de Harvard crean baterías recargables de energía solar y eólica 

 

La primer instancia de este descubrimiento ocurrió en el año 2008, cuando un equipo de científicos del Instituto Antártico Argentino, liderado por el Dr. Walter Mac Cormack, aisló una bacteria tomada de una muestra de agua marina en la Antártida, la cual recibió el nombre de “Bizionia argentinensis” para secuenciar su genoma, es decir, determinar su ADN.

 

Recientemente un grupo de investigadores del Instituto Leloir logró descifrar la estructura tridimensional de una de sus proteínas, la enzima BA42. Según sus estudios, una de las particularidades de esta proteína es su capacidad de operar en bajas temperaturas, entre 0 y 10 °C.

 Una de las particularidades la proteína BA42 es su capacidad de operar en bajas temperaturas

Cabe destacar que, actualmente, la mayoría de las proteínas que participan de la producción de alimentos, bioetanol, plásticos, medicamentos o insumos químicos, provienen de bacterias obtenidas de ambientes con temperaturas promedio. Por lo tanto, el hecho que la BA42 sea resistente al frío no es un dato menor.

 

Según indicó el Dr. Martín Aran a la Agencia CyTA, la proteína “podría emplearse en reacciones enzimáticas requeridas en múltiples procesos industriales, lo que permitiría disminuir el gasto energético en los procesos productivos”. Si bien esta hipótesis aún no se verificó, el equipo científico se dedicará a “comprobar si sus características pueden adaptarse a determinados procesos industriales o biotecnológicos”.

 

A continuación, incluimos un video donde dos miembros del equipo científico, el Dr. Aran y la Dra. Clara Smal, hacen referencia al descubrimiento:


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.