text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Científicos argentinos descubren por qué hay menos brotes de esclerosis múltiple en estaciones más oscuras

      
Fuente: Shutterstock

Un grupo de científicos argentinos de la Fundación FLENI, en compañía de profesionales de Harvard y el IBYME, realizaron un notable hallazgo sobre la esclerosis múltiple (EM).

 

Lee también
» 5 hábitos que dañan nuestras neuronas
» Investigadores argentinos descubren pistas para detectar el Parkinson 
» Tecnología Argentina hará posible la creación de un chip para el diagnóstico de enfermedades  

 

Tras notar que quienes padecían esta patología tenían recaídas o brotes con más frecuencia durante las estaciones de verano y primavera, los científicos se dispusieron a investigar el motivo. Luego de 5 años de trabajo y algunas teorías refutadas, finalmente descubrieron que el factor responsable del descenso de los brotes es la oscuridad.

Existe una conexión entre la exposición a la luz solar y la frecuencia de brotes de la EM

Según la investigación publicada en la revista científica Cell, la oscuridad activa la segregación de melatonina, una hormona capaz de bloquear el desarrollo de las células Th17, responsables del daño cerebral que produce la EM, y promover la generación de células Tr1, que lo minimizan y apaciguan la respuesta inmune.

 

“Durante los meses de invierno y otoño los días son más “cortos”, con menos horas de luz solar y mayor oscuridad, lo que a su vez estimula la secreción de melatonina”, indicó uno de los miembros del equipo al portal de noticias de FLENI.

 

Sobre la Esclerosis Múltiple

La esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central, puntualmente a la vaina de mielina, la sustancia que recubre y protege las neuronas. Cuando esta cubierta se daña, los impulsos nerviosos que comunican al cerebro con la periferia disminuyen o se detienen.

 

Si bien cada paciente presenta distintos síntomas, según el lugar donde ocurre la desmielinización, los más comunes son escasa coordinación, fatiga, problemas de equilibrio y mareos, alteraciones visuales, dificultades en el habla, incontinencia y problemas cognitivos. No se trata de una patología hereditaria, sino que su aparición responde principalmente a factores externos, como por ejemplo, la ingesta de sodio, el tabaquismo, y altos niveles de vitamina D.

 

La enfermedad afecta a alrededor de 12.000 argentinos y es la segunda causa de discapacidad en adultos jóvenes, luego de los accidentes de tránsito, según informo el portal de noticias de FLENI.

 

¿Te gustaría conocer más? Visitá el sitio de la Asociación de lucha contra la esclerosis múltiple (ALCEM) y accedé a más información.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.