text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La meditación consciente o mindfulness educa al pensamiento y las emociones

      
La meditación consciente o mindfulness educa al pensamiento y las emociones
La meditación consciente o mindfulness educa al pensamiento y las emociones  |  Fuente: Fotos Universia

Mindfulness es una técnica de atención plena, conciencia plena o mente centrada utilizada en los estudiantes para acabar con el estrés. Es tendencia utilizar esta técnica en universidades como Harvard, Standford o Georgetown en los estudiantes, los docentes o el personal administrativo. Es una práctica que no solo reduce el estrés sino que también mejora el rendimiento.

Lee también
¿Qué es la meditación consciente?
4 técnicas para mejorar tu concentración
¿Las distracciones favorecen el aprendizaje?  


 

Para sacar el mejor provecho de las situaciones, existen tres conciencias, la externa, la interna y la hacia los otros. La Educación del Pensamiento Enfocado en el Propósito cuenta con cursos en los que se emplea los tipos de conciencia. Por ejemplo, uno de ellos es la Máxima Profecía Autocumplida. Es cuando uno llega a donde pensaba que iba a llegar (gracias a sus creencias) más allá de si quería o no llegar a ese lugar. El propósito refiere a la obtención del objetivo deseado, aprender a gestionar las emociones y a la construcción de paz y felicidad, aseguró a Sin Mordaza el médico especialista en Mindfulness Eduardo Berteuris.

 

Desde cero

Según Berteuris, cuando nacemos, no conocemos el mundo en el que vamos a vivir. Nos humanizan las personas que nos educan. Luego de la socialización primaria la secundaria y las experiencias guardamos información en nuestra memoria que tomamos como creencias: y ellas son las que nos explican el mundo y quiénes somos. Es una información vaga y subjetiva pero que nos ayuda a ubicarnos para elegir a nuestros amigos, parejas, trabajos.

También esa información nos marca los límites y las esperanzas: a dónde puedo llegar y a dónde no. Todo esto representa el conjunto de atributos del “yo”. En EPEP los atributos del “yo” se conocen como “identidad”.

La identidad está viva en el cerebro inconsciente y funcionan para convertir las creencias en nuestra realidad. De esta manera, si la identidad cree que es difícil avanzar, a la persona le va costar encontrar un buen trabajo o prosperar en el estudio. Para que esta situación cambie, se puede “educar” a la consciencia. Con la técnica se puede transformar la información que guardamos en la memoria, en el inconsciente al mismo tiempo que se condiciona lo que la persona desea para su realidad.

Mindfullness es efectiva en el tratamiento del dolor, del estrés, de la ansiedad, de la depresión, en los trastornos alimenticios y adicciones. También fortalece el sistema inmune. 

¿Qué es la meditación consciente?

La meditación consciente o mindfullness, surgió en el marco del desbunde de información que causó la tecnología, más precisamente en 1979, de la mano del biólogo molecular Jon Kabat-Zinn quién creó Mindfulness Based Stress Reduction (MBSR) una técnica de reducción de estrés. Según el experto, la concientización ayuda a reenfocar la atención, de esta manera, cambia su respuesta al dolor y disminuye el sufrimiento.

Hoy en día, la técnica de mindfullness es utilizada en grandes empresas como Twitter, Instagram, y Facebook, al punto que, los científicos llegaron a aceptar la meditación, porque comprobaron que disminuye los niveles de cortisol y de la presión arterial, así como también es capaz de cambiar la estructura del cerebro, eliminarlos efectos del estrès y los traumas. Mindfulness, es una meditación que centra a la persona en el aquí y en el ahora: evita la dispersión, focalizando a quién la practique en lo que está haciendo.

¿Cómo realizar la meditación consciente?

Pasos:
1.  Sentate en el suelo con las piernas cruzadas encima de una almohada o silla. Mantené siempre tu espalda derecha y dejá caer tus hombros. Respirá hondo y si querés cerrá los ojos. Concentrate en tu respiración.

2.  Es importante que reconozcas los pensamientos que te distraen y vuelvas a enfocarte en tu respiración. Cada vez que te distraigas, hacé el procedimiento de nuevo.

3.  No evadas tus pensamientos: ese el punto. La idea es identificar los cambios en tu mente y que tu foco sea la respiración.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.