text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Más de 1.300 millones de personas viven con pobreza de luz

      
Autor: David Vega  |  Fuente: Flickr

La iniciativa surgida de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) con el apoyo de la UNESCO de nombrar al 2015 como el Año Internacional de la Luz (IYOL), reunirá a grupos de interés quienes pondrán sobre la mesa el impacto que tiene la luz en el desarrollo social y económico del planeta. Este año el foco estará en terminar con la pobreza de luz que hay alrededor del mundo y las muertes que eso causa.

Lee también
» Expertos argentinos trabajan en la obtención de energía renovable
» Las 10 innovaciones argentinas en medio ambiente del 2012
» La tercera planta de energía solar del país estará en San Lorenzo 


Más de 1.300 millones de personas en el mundo viven con pobreza energética, ya que no tienen acceso a la electricidad. ¿Alguna vez te imaginaste lo que es no tener luz eléctrica de noche? Las personas deben recurrir a las lámparas de queroseno y velas para iluminar sus hogares o negocios. Según los datos brindados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 1,5 millones de personas mueren cada año por las enfermedades respiratorias e incendios que estos tipos de iluminación causa.


Los lugares más afectados por la pobreza de luz son grandes zonas de África, Asia y Suramérica. Como se sabe, son lugares en desarrollo con limitaciones geográficas, y sobretodo, financieras para hacer viable las redes eléctricas, asimismo, son zonas con mucha dispersión poblacional, dificultando aún más la llegada de electricidad a las comunidades.

Según el Banco Mundial, en el sur de Sudán, sólo un 1,5% de la población tiene acceso a la luz eléctrica.

Implementar las nuevas tecnologías para terminar con la pobreza de la luz

La innovación tecnología y los avances en el área de la iluminación que ésta acarrea, ha permitido hacer frente a la pobreza de luz que se vive actualmente. La tecnología LED solar puede proporcionar luz por un costo menor que una lámpara de queroseno, evitando los peligros para la salud, la seguridad o el medioambiente. A su vez, no es necesario invertir en la infraestructura, porque cada soporte actúa independientemente de la iluminación.

Las linternas tienen un costo de entre 10 y 20 dólares porque no dependen de un coste energético para nutrirse de energía solar. En contraste, el combustible para que una lámpara de queroseno funcione tiene un costo de 50 dólares anuales. No entra en discusión el hecho que, la luz es básica para el progreso y el desarrollo de las personas y comunidades. El objetivo está en sacar a 1.300 millones de personas de la pobreza de la luz. Esto impactaría positivamente en el desarrollo económico social y cultural, además impulsaría en gran medida al PIB mundial.

 

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.