text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Señal de saciedad: científicos argentinos identificaron un gen de gran importancia en este proceso cerebral

      

Científicos de la Universidad de Buenos Aires detectaron un gen de gran importancia en el proceso cerebral que envía la señal de saciedad al ingerir alimentos. Este avance permitirá progresar en el diagnóstico de los desórdenes alimenticios. Marcelo Rubinstein, profesor de Ciencias Exactas de la UBA, investigador del Conicet y director del equipo, dijo que el trabajo será publicado en Proceedings of the Natural Academy of Sciences (PNAS) de Estados Unidos.

Lee también
» Científicos argentinos descubren una alteración genética que causa autismo y epilepsia en familiares
» Hábitos alimentarios que promueven el desarrollo del cáncer
» Sobrepeso: ¿aumenta el riesgo de sufrir cáncer? 

 

¿En qué momento nos damos cuenta que tenemos que parar de comer? Las neuronas que están a cargo de decirnos “comé” o “pará de comer” están ubicadas en el hipotálamo, región del cerebro que regula la temperatura corporal, la liberación de hormonas de la hipófisis y las conductas como la alimentación.

Hay hormonas que promueven la ingesta y otras la saciedad. Estas últimas son las que tienen el gen Pomc (propiomelanocortina), que contiene a la hormona que “avisa” que hay que parar de comer. Lo que los científicos de la UBA descubrieron fue un gen que regula al Pomc y sin el cual el circuito saciatorio no funciona.

El ISL1 es un gen maestro, ese tipo de genes son los que tienen la información para generar un tipo celular determinado o un órgano completo.

Con este gen, la “señal” que nos avisa que paremos o sigamos comiendo llegará en el momento justo, y así, se podran evitar conductas que nos lleven al sobrepeso y/o la obesidad. El gen hallado se denomina ISL1, y su buen funcionamiento es indispensable para que las neuronas del hipotálamo produzcan Pomc por lo tanto, se fabrique la melanocortina.

La importancia de este trabajo recae en haber descubierto un mecanismo fundamental del circuito de la saciedad, además, brinda un conocimiento de gran relevancia a la hora de identificar un problema de obesidad familiar. Si bien no hay cura contra ese tipo de enfermedades, conocer la de antemano que hay una mayor predisposición a desarrollar sobrepeso por causas genéticas, estimula a los individuos a la práctica de buenas costumbres alimentarias, deportivas y sociales más saludables.   


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.