text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Ingeniería: 3 datos que no conocías de la Ley de Moore a 50 años de su creación

      
Autor: Steve Jurvetson (jurvetson)  |  Fuente: Flickr

El 19 de abril de 1965, el ingeniero norteamericano Gordon Moore, co-fundador de Intel, estipuló que, el número de transistores en un chip se duplica cada 18 meses, ampliando su capacidad de procesamiento pero sin modificar su costo y espacio. A 50 años de esto, la ley sigue vigente e inspira día a día la innovación tecnológica: la era de los smartphones existe gracias a esta ley.

Lee también
» Crean robot subacuático para estimular capacidades innovadoras
» ¿Cómo detectar enfermedades a través de smartphones?
» Smartphones y tablets los peores enemigos del sueño  


La ley de Moore se aplica únicamente al mercado de computadoras, sino que se adapta a una vasta variedad de productos como smartphones, relojes, anteojos, prendas de vestir, electrodomésticos y más. Y justamente esta amplia gama de productos es lo que ha mantenido vigente a esta ley durante medio siglo.

Si la ley de Moore se aplicara para todo, nuestros vehículos serían de tamaño hormiga, y podríamos comprar una casa por el precio de un caramelo.

#1 No existirían gadgets de bolsillo

Según las estimaciones de Intel, si un teléfono Android de hoy se hiciera con un microprocesador de 1971, el chip tendría que ser del tamaño de un estacionamiento.

El primer teléfono móvil, data de 1974, el Dynatec tenía 25 cm de largo y 7 cm de ancho, pesaba 794 gramos, era únicamente para hablar por teléfono y costaba aproximadamente $4000 dólares. Hoy en día, el smartphone del momento y el más costoso del mercado es el Iphone 6 Plus, tiene un peso de 172 gramos, un ancho de 7.1 milímetros y cuesta aproximadamente $15.000 pesos. Es por esto que, más que los teléfonos inteligentes, los relojes, anteojos o pulseras serían físicamente imposibles de crear.


#2 Ni PC, ni Mac

Gracias a la Ley de Moore, surgieron las computadoras personales y los dispositivos inteligentes. Una de las primeras supercomputadores en crearse del mundo, la Cray-1, costaba en 1976 entre 5 y 8 millones de dólares, pesaba 5.5 toneladas y ocupaba un espacio completo de una habitación. Tenía un poder de cómputo de 160 millones de operaciones de puntos flotantes por segundo y tenía 8 MB de memoria.

Hoy en día, las computadoras personales más básicas, realizan 10 veces más de operaciones en un segundo y tienen 100 veces más de memoria, y cuestan 1 fracción de lo que valía la Cray-1.


#3 ¿Y si se aplicara Moore para todo?

Si la teoría de Moore se aplicara en todas las industrias, un viaje a la luna podría realizarse en un minuto en lugar de tres días, y un vuelo entre Nueva York y Nueva Zelanda duraría lo que te lleva abrocharte el cinturón.

Intel también imaginó que, si los autos también se hubieran reducido, como lo hicieron las computadoras, tendríamos vehículos tamaño hormiga. Te podrías comprar un apartamento por menos de lo que inviertís en una Pc, o una casa al precio de un caramelo.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.