text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Investigadores rosarinos desarrollan un biosensor de metales tóxicos en el agua

      
<p style=text-align: justify;><strong>Científicos rosarinos</strong> del <strong><a title=Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas href=https://www.conicet.gov.ar/wp-signup.php?new=conicet.gov.ar target=_blank>Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas</a></strong>(CONICET) inventaron un biosensor que detecta rápidamente metales tóxicos en agua (ríos, arroyos o napas).<br/><br/></p><p><strong>Lee también</strong><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Científicos argentinos descubren bacteria que desactiva metales contaminantes href=https://noticias.universia.com.ar/ciencia-nn-tt/noticia/2014/03/19/1088830/cientificos-argentinos-descubren-bacteria-desactiva-metales-contaminantes.html>» <strong>Científicos argentinos descubren bacteria que desactiva metales contaminantes</strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Argentinos elaboran un diccionario digital de lenguas de señas href=https://noticias.universia.com.ar/actualidad/noticia/2015/03/11/1121262/argentinos-elaboran-diccionario-digital-lenguas-senas.html>» <strong>Argentinos elaboran un diccionario digital de lenguas de señas</strong></a><br/><a style=color: #ff0000; text-decoration: none; title=Investigadores argentinos descubren una nueva relación entre el apetito y el cerebro href=https://noticias.universia.com.ar/actualidad/noticia/2015/03/06/1121031/investigadores-argentinos-descubren-nueva-relacion-apetito-cerebro.html>» <strong>Investigadores argentinos descubren una nueva relación entre el apetito y el cerebro</strong></a>  </p><p style=text-align: justify;> <br/><br/>El detector de metales muestra la existencia de elementos como el <strong>mercurio, plomo y cadmio</strong>, tres de los elementos más tóxicos que existen para el hombre y para el medioambiente según la <strong><a title=Organización Mundial de la Salud href=https://www.who.int/es/ target=_blank>Organización Mundial de la Salud</a></strong> (OMS). El detector es tan sensible que detecta los<strong> metales tóxicos</strong> a niveles de partes por billón (microgramos por litro).</p><p style=text-align: justify;><br/>Según Susana Checa, investigadora del Laboratorio de Transducción de Señales en Bacterias Patógenas del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), la batería modificada, <strong>Escherichia coli</strong>, fue creada mediante ingeniería genética, para que, al enfrentarse con metales tóxicos, irradie luz fluorescente.</p><blockquote style=text-align: center;> La bacteria modificada es capaz de detectar tres de los diez elementos más tóxicos para el ser humano y el ecosistema: el mercurio, el plomo y el cadmio.</blockquote><p style=text-align: justify;>Una desventaja es que, la<strong> bacteria modificada,</strong> no es capaz de identificar cuál o cuáles de los metales tiene la muestra, de no ser así, sería capaz de alertar por <strong>contaminación</strong> en los cursos de agua. A pesar de esto, en un tiempo se desarrollará un dispositivo que permita trasladar la bacteria modificada para que trabaje en forma directa desde el lugar mismo de la extracción. Además, la intención es compartir el detector con grupos interesados.<br/><br/></p>
Autor: Mario Cuitiño  |  Fuente: Flickr

Científicos rosarinos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas(CONICET) inventaron un biosensor que detecta rápidamente metales tóxicos en agua (ríos, arroyos o napas).

Lee también
» Científicos argentinos descubren bacteria que desactiva metales contaminantes
» Argentinos elaboran un diccionario digital de lenguas de señas
» Investigadores argentinos descubren una nueva relación entre el apetito y el cerebro  

 

El detector de metales muestra la existencia de elementos como el mercurio, plomo y cadmio, tres de los elementos más tóxicos que existen para el hombre y para el medioambiente según la Organización Mundial de la Salud (OMS). El detector es tan sensible que detecta los metales tóxicos a niveles de partes por billón (microgramos por litro).


Según Susana Checa, investigadora del Laboratorio de Transducción de Señales en Bacterias Patógenas del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), la batería modificada, Escherichia coli, fue creada mediante ingeniería genética, para que, al enfrentarse con metales tóxicos, irradie luz fluorescente.

 La bacteria modificada es capaz de detectar tres de los diez elementos más tóxicos para el ser humano y el ecosistema: el mercurio, el plomo y el cadmio.

Una desventaja es que, la bacteria modificada, no es capaz de identificar cuál o cuáles de los metales tiene la muestra, de no ser así, sería capaz de alertar por contaminación en los cursos de agua. A pesar de esto, en un tiempo se desarrollará un dispositivo que permita trasladar la bacteria modificada para que trabaje en forma directa desde el lugar mismo de la extracción. Además, la intención es compartir el detector con grupos interesados.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.