text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

"El VIH se ha convertido en una enfermedad crónica que de ser bien tratada, es compatible con una calidad de vida muy buena", opinó Gerardo Laube

      

Dr. Gerardo Laube

Titular de infectología en la carrera de medicina y director del departamento de posgrado de la Facultad de Medicina - Fundación H. A. Barceló.

  • ¿Cuál cree que sea la razón por la que en el país la tasa de infecciones no ha logrado disminuir en forma significativa el número de contagios?

Una de las causas posibles como factor de riesgo es la falta de información en los grupos más vulnerables a adquirir la infección. En ese sentido se considera actualmente que las infecciones de HIV en el país se están pauperizando y feminizando.


Esto significa que tenemos más casos en las clases sociales más vulnerables en cuanto a la no educación, en este grupo poblacional lamentablemente la mujer no siempre puede negociar condiciones de sexo seguro con el varón, y esto es lo que de alguna manera, va manteniendo tasas relativamente significativas de nuevos contagios. Por otro lado, ya se están estableciendo en muchos de los controles habituales de las mujeres, por ejemplo de las embarazadas, la solicitud de la prueba del HIV y esto es otra de las causas por las cuales mujeres que no tienen ningún síntoma, están siendo diagnosticadas.

  • ¿Cuál es el sector de la población más afectada y por qué?

Parte de esta pregunta se contesta en el párrafo anterior. ¿La razón? La falta de educación en cuanto al conocimiento sobre las principales vías de contagio. Asimismo, hay una parte proporcional importante de individuos con conducta de adicción a drogas intravenosas, y ese compartir de agujas más la falta de información en cuanto a las formas de protección, justifica de alguna manera la cantidad de casos que periódicamente se van notificando o de individuos que se van infectando.

 

  • ¿Cómo deberían actuar el gobierno, el sector salud y el sector privado ante la estigmatización de la enfermedad?

Ya no hay una estigmatización tan significativa como hubo en los primeros años de la epidemia. Recordemos que los primeros casos se registraron en occidente a partir de la década de 80 y que se conocía inicialmente a la enfermedad cómo de las 4H (Hemofílicos, herenoimanos, homosexuales y haitianos), eso condicionaba una estigmatización, una discriminación muy importante, que incluso se observaba en la misma comunidad médica. Gracias a la mayor información y conocimiento, particularmente en algunos grupos sociales, las cosas han cambiado, y esto hace que de alguna manera la vida social de los afectados sea prácticamente normal y que la estigmatización y por ende la discriminación, se estén reduciendo en cuanto a esos factores.

 

  • ¿La información actual sobre la prevención del VIH/SIDA es suficiente y de calidad, y está al alcance de todos los sectores de la población?

Por supuesto que uno no ve siempre una continuidad en cuanto a campañas amplias de difusión con respecto a la forma de prevenir, factores de riesgo, etc. Uno tiene que considerar que este tipo de información tiene que ser permanentemente vehiculizada por la educación, los programas de conocimiento y no sólo con campañas. Esto es un día a día, incluso comenzando en los primeros años escolares con educación sexual y fundamentalmente a partir de la familia con un diálogo abierto.

  • ¿Cuál es el panorama en la búsqueda de la cura y/o la vacuna que evite nuevas infecciones de VIH/SIDA en el país?

El país en lo relativo al tratamiento está muy bien. Se estima que aproximadamente hay registrados unos 60/65 mil casos de los cuales, más del 90% está en tratamiento o control. Si comparamos con otros países, como los africanos, los porcentajes son muy buenos.


África tiene porcentajes que en algunos países que no superan el 5 al 10% de los infectados que están en tratamiento. Con estas cifras, ya sea por el programa nacional que es el que mayor cobertura tiene con respecto a los individuos que deben ser tratados y en parte, en porcentajes inferiores, el sistema de obra social y medicina privada, estamos en porcentajes de atendidos muy importantes.


Hoy la infección de HIV es considerada una enfermedad crónica que bien manejada, bien adherente el paciente, permite tener una calidad de vida prácticamente normal. Con la necesaria adherencia el tratamiento que hoy por hoy es de por vida, que todavía no puede planificarse la posibilidad de suspenderlo, al ser de un alto porcentaje de manejo nacional e institucional en el Programa Nacional de HIV SIDA, permite la llegada de estos medicamentos a los pacientes en forma gratuita. En este contexto, una enfermedad que era sinónimo de mortalidad en plazos muy cortos, se ha convertido en una enfermedad crónica que de ser bien tratada, es compatible con una calidad de vida muy buena.

 

  • ¿Cuál es la calidad de vida actual de una persona con VIH en este país?

Un paciente infectado, que no haya padecido enfermedades oportunistas, marcadoras, que no esté en la etapa terminal de la infección (lo que hoy todavía consideramos como SIDA), es un individuo con una muy buena calidad de vida, que puede viajar, hacer su vida de forma normal, esto es un gran logro comparado con lo que fueron los primeros años de tratamientos. Lógicamente es muy importante mantener una fluida relación médico-paciente con un control estricto y diagnóstico temprano de cualquier intercurrencia que pueda presentarse, como es el caso de toda afección crónica.

 

  • De acuerdo a las declaraciones de ONUSIDA, más del 50% de la población con VIH aún no recibe tratamiento antirretroviral. En este sentido, ¿cuál es la situación actual de los portadores del VIH/SIDA en el país y qué les espera en los próximos años?

Comparado con países del África, nuestro país tiene porcentajes muy elevados de personas en tratamiento, razón por la cual si bien las cifras porcentuales de ONU SIDA se manejan a nivel global, no podemos decir que en nuestro medio, estas cifras sean exactamente las que se mencionan, sino que tenemos porcentajes bastantes superiores en cuanto al acceso y a la equidad en los tratamientos, los que son rápidamente instituidos en aquellos pacientes que tienen condiciones o indicaciones precisas, e incluso desde el punto de vista de la calidad de los tratamientos que se les brinda, está muy cercanos a los últimos descubrimientos con respecto a la distintas drogas que se pueden indicar. Es muy importante enfatizar en la educación, prevención e incluso ofrecer la realización de las pruebas diagnósticas a toda persona que haya iniciado su actividad sexual y particularmente a las embarazadas ya que en la actualidad es posible evitar la transmisión vertical de la infección, lo que permitirá sus hijos nazcan sanos.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.