text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista

Fuga de cerebros: "La principal causa es la disparidad de salarios y de calidad de vida entre el país de origen y destino", opinó Juan Artola

      
Fuga de cerebros:

Juan Artola

Sociólogo con maestría en Relaciones Internacionales. Docente del Instituto de Políticas Migratorias y Asilo de la Universidad Tres de Febrero en Argentina y Director Ejecutivo de la Red Internacional de Migración y Desarrollo.

  • ¿A qué se refieren los términos fuga y robo de cerebros, y cuál predomina en el país?

La fuga de cerebros es la emigración hacia países desarrollados de profesionales y científicos con formación universitaria en su país de origen. El término “robo” no es usado en la literatura académica. El tema se comenzó a discutir en los 70s, por la preocupación de que esta pérdida de recursos calificados afectara las posibilidades de desarrollo de los países subdesarrollados.


En la discusión sobre migración calificada se ha venido reemplazando el concepto de fuga de cerebros por el de circulación de cerebros o de talentos, bajo el supuesto de que la movilidad y el supuesto retorno beneficia también a los países de origen. De alguna manera esta visión sustituye la noción de pérdida por la de ganancia. Si bien es cierto que hoy día la movilidad calificada permite a los países periféricos acceder a nuevos conocimientos y tecnologías, lo cierto es que el mundo desarrollado es quien se beneficia principalmente de los recursos humanos con una elevada calificación provenientes de la periferia, en la medida en que son un factor imprescindible para la creación de riqueza y para garantizar la innovación y la competitividad internacional.


En el país, como en casi toda la región latinoamericana, el tema de la emigración calificada recibe poca atención política y académica. En Argentina, programas recientes en materia de ciencia, tecnología e innovación inciden positivamente en una mayor retención de esos recursos calificados, así como el apoyo al retorno a través del Programa Raíces.

 

  • ¿Cuáles son los factores que influyen en las personas para que consideren dejar su país para trabajar o estudiar en otro?

La emigración calificada se debe a múltiples causas. La principal es la disparidad de salario y de calidad de vida entre el país de origen y el destino, pero también inciden factores como búsqueda de mejores condiciones de trabajo y de mayores posibilidades de desarrollo profesional y movilidad social. Lamentablemente también influye la incapacidad de muchos países subdesarrollados de proporcionar a sus profesionales y científicos trabajos y salarios adecuados.


Por otro lado, en las últimas décadas, las necesidades crecientes en materia de investigación y desarrollo tecnológico y de innovación de las empresas en el mundo desarrollado, en especial las grandes corporaciones, han creado fuertes mecanismos de atracción que se complementan con la acción de reclutamiento activo por parte de empresas privadas. Además, pese al desarrollo de políticas migratorias restrictivas en el mundo desarrollado, las personas calificadas tienen mucha mayor posibilidad de acceder al ingreso y permanencia.


También, en las últimas décadas se ha dado una verdadera internacionalización de la educación superior, con una multiplicación de oportunidades para extranjeros en los países desarrollados, el desarrollo de programas de becas e intercambios y la variedad de destinos que se abren.

 

  • ¿Cuál es el área de conocimiento y sector productivo que se ven más propensos a la fuga y/o robo de cerebros?

Aunque casi todos los sectores son afectados por la emigración calificada, los que más se resienten son aquellos vinculados a administración, negocios, finanzas, computación e ingeniería, de donde provienen los migrantes más requeridos en el mundo desarrollado. Actualmente los migrantes vinculados a la CTIM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas) tienen una demanda sostenida en la economía global.
También el sector de servicios de salud es muy afectado. La pérdida de enfermeros/as, tecnólogos, laboratoristas y por supuesto médicos/as para cubrir necesidades en centros de salud y de cuidado de personas mayores es particularmente aguda en países del Caribe y de África.

 

  • ¿Qué implicaciones económicas y sociales tiene la fuga y/o robo de cerebros?

Para los países de destino, la emigración calificada permite disponer de mano de obra calificada para necesidades crecientes en el marco de la globalización, generalmente con salarios más bajos que los nacionales, que contribuyen al crecimiento económico puesto que tienen un gran potencial de generar valor económico, científico, tecnológico y cultural. Al constituir un flujo migratorio que no es masivo, se evitan las presiones sobre los mercados laborales domésticos y servicios sociales, que resultan de flujos con mayor magnitud.

Los países de origen pierden los costos de reproducción social y educación invertidos en esos emigrantes, así como su contribución al desarrollo científico y tecnológico y las capacidades empresariales que son necesarias para cualquier modelo de desarrollo sostenible. Esto también incide en que las mayores capacidades de desarrollo tecnológico, las patentes y todo el sistema de propiedad intelectual continúen monopolizados por los países desarrollados

Los beneficios potenciales de la emigración calificada para los países de origen tienen que ver con la variedad de conexiones transnacionales que se desarrollan gracias a sus actividades laborales, lo que con políticas adecuadas podría permitir el intercambio de información, transferencia tecnológica y oportunidades de negocios

 

  • ¿Qué papel debe de tomar la universidad y el gobierno en este asunto? ¿Existe algún otro sector que deba actuar en consecuencia?

Mucho hay para hacer en este tema. En primer lugar, conocer mejor las dimensiones e impactos de la emigración calificada. Pero sobre todo, impulsar y consolidar sistemas de ciencia, tecnología, innovación, investigación aplicada y desarrollo del conocimiento que permitan a los profesionales en esas áreas involucrarse en requerimientos nacionales en lugar de buscar mejores oportunidades en el exterior. La innovación y su aplicación es fundamental por ejemplo para el sector privado, pero la inversión en ese sector es mínima.


Por otro lado, es posible promover una mayor vinculación activa entre los nacionales calificados en el exterior y las instituciones públicas y privadas nacionales, impulsando intercambio de conocimientos y experiencias, información sobre recursos técnicos y sobre mercados, solución de problemas, en definitiva transferencia de saberes desde el Norte hacia el Sur. Varios países latinoamericanos lo están intentando. En algunos casos será posible instrumentar programas de retorno, aunque sea temporales, pero también el desarrollo de redes de intercambio, pasantías (en una y otra dirección), encuentros virtuales, asesorías, tutorías, etc.


La universidad, pero también las instituciones gubernamentales y el sector privado tienen aquí un gran campo de acción. En definitiva ello depende de crear y aplicar políticas y programas adecuados y su necesario financiamiento, que resultarán tanto más efectivas si se establecen mecanismos de cooperación y sinergias entre los sectores involucrados.

 

  • ¿Cuál es el panorama de la fuga de cerebros en el país dentro de los próximos 4 años?

Con la información disponible, no es posible responder esta pregunta, más allá de la certeza de que la emigración calificada continuará, como parte del actual proceso de globalización.



Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.