text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

7 formas de darte cuenta que sos un mal líder

      

¿Tu equipo no es productivo? ¿No hay una comunicación fluida con ellos? Un verdadero líder tiene que saber guiar a su equipo para que se destaquen, sean productivos y aprovechen sus talentos. SI estás fallando en esa tarea, es momento de que te tomes unos minutos y leas las 7 formas de darte cuenta que sos un mal líder.

 

Lee también
» ¿Qué características tienen los malos jefes?
» El Papa Francisco enumera 10 males que amenazan a los líderes 

 

1. Te sentís amenazado cuando un compañero se destaca

Un mal líder se siente amenazado cuando un compañero de su equipo obtiene muchos logros y consigue destacarse. En el fondo teme que su talento e inteligencia lo opaquen y se quede con su puesto de trabajo. Por eso no les prestan atención y difícilmente toman en cuenta sus sugerencias.  

 

2. Sobrecargás a tu equipo con tareas y vos matas el tiempo en las redes sociales

Cuando sentís que estás demasiado distendido en tu trabajo, mirando tu Facebook en el celular todo el día mientras tus compañeros corren todo el día de un lado al otro y se quedan después de hora, es una muy mala señal. Un buen líder se compromete con su equipo a trabajar en igual proporción para que las cosas salgan.

 

3. Tu método infalible es la amenaza

¿Cómo lográs que tu equipo trabaje de manera efectiva? Amenazándolos a que si no hacen las cosas a tiempo deberán quedarse fuera de hora. Mala idea, muy mala idea. Utilizar el miedo como motivación no contribuye a tener empleados comprometidos y a gusto, sino que solo hacen las cosas por temor a las repercusiones y no te querrán ni un poquito.

 

4. Te enojás con el equipo cuando las cosas no salen

Un clásico comportamiento de un mal líder es enojarse con el equipo y culparlos cuando las cosas no salen de la manera esperada. Si bien puede que haya sido en parte culpa del mal desempeño de tu equipo, tenés que reconocer que vos también podrías haber hecho las cosas mejor. No culpes a la impresora, a la lentitud de tu computadora o a la mala señal de wifi, admití tus errores.
  

¿Tus errores te hacen pensar que no es el trabajo para vos? Conocé otras opciones laborales en el Portal de Empleo

 

5. Comparás a los miembros de tu equipo

¿Qué es lo peor que puede hacer un padre? Comparar a sus hijos. ¿Y un mal líder? Lo mismo pero con los integrantes de su equipo. Esta es otra estrategia muy utilizada para crear motivación: comparar lo bien que hizo las cosas uno de ellos para que los demás se esfuercen en superarlo. En verdad lo único que conseguirás es crear rivalidades innecesarias, rumores y un mal clima de trabajo.

 

6. Te negás a los cambios

Un mal líder evita toda clase de novedad, cambio o innovación porque prefiere jugarse a lo seguro que es lo que ha hecho bien hasta ahora. La monotonía nunca es desafiante, y  un buen lider no le teme a los desafíos, sino que sabe enfrentarlos de la mejor manera.

 

7. Jugás a ser un agente 007

Para ti no hay nada más divertido que controlar a tus equipos. Supervisas que hagan las cosas bien, le pedís a un infiltrado que te diga todos los detalles que sepa y nunca los dejás 100% solos. La verdad es que ejercer un control excesivo solo puede causarte un estrés innecesario y tus empleados no conseguirán nunca trabajar distendidos, algo que los llevará a tener una mala actitud en general.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.