text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

3 formas de ser mejor docente con ayuda de tus alumnos

      

Para ser un buen docente es importante trabajar para mejorar. Y para ello los alumnos pueden ser de gran ayuda porque son quienes están todos los días con vos, viendo cómo te desenvolvés. Conocé 3 formas de obtener un feedback honesto para que puedas saber qué aspectos trabajar y transformarte en un mejor docente.

 

Lee también
» ¿Qué características tienen los docentes eficaces?
» Seminarios Virtuales gratuitos para estudiantes de formación docente 
» Profesores: 4 herramientas del Open Source para fomentar el aprendizaje 

 

 1. Buzón de sugerencias y dudas

Tal vez los estudiantes quieren comentar algo que sucedió, o tienen alguna duda sobre algo que dieron, pero les da vergüenza comentarlo adelante de toda la clase. Por eso podés poner en tu escritorio un “buzón de sugerencias y dudas” en el cual puedan decirte si quieren que vuelvas a explicar algo por ejemplo.

De esta manera podrás saber con más sinceridad si tenés que mejorar la manera en la que presentaste un tema. Muchos profesores hacen la pregunta “¿Les quedó alguna duda o sigo adelante?” lo cual puede intimidar a algunos estudiantes que prefieren mentir y responder que entendieron todo cuando no es así, por miedo a quedar mal.
 

¿Querés hacer un curso sobre educación y docencia que te brinde nuevas herramientas? Conocé todos los que hay disponibles para vos en el Portal de Cursos 

2. Una ronda de aportes constructivos

Pasar de la clásica organización de los asientos en filas a ordenarlos en círculos ayuda a indicar que el propósito de la clase ese día es otro. Los alumnos claramente podrán entender que esperas otra cosa de ellos ese día. Una vez que se sienten podés decirles que la finalidad es hacer una ronda de aportes constructivos y honestos. Explicales que tu objetivo es evaluar tu propio desempeño para transformarte en un mejor docente.

Luego comenzá por una pregunta disparadora. De nada sirve que les digas “díganme qué mejorar”. En su lugar directamente preguntales: “¿Cuál tema, de los que dimos hasta ahora, en verdad les gustó?” y en el orden del círculo permití que respondan. Después, utilizando la misma dinámica preguntales otras cosas, por ejemplo: “¿y qué temas no les gustaron tanto?”.

El siguiente paso es que te aconsejen. Para eso preguntales cómo harían ellos para presentar el tema más aburrido, de una forma más interesante. Finalmente consultales si les hubiese gustado dedicarle más tiempo a alguna actividad en especial. Cuando terminen de contestar todos, hacé un breve resumen de sus sugerencias y anotalas en una cartelera y proponete cumplirlas el resto del año o al año siguiente, dependiendo de cuándo hayas realizado la ronda de feedback.

 

 3.Encuesta anónima de fin de año

Si bien es un método conocido, muchos profesores no lo hacen por miedo a lo que dirán los alumnos, teniendo la libertad de no decir su nombre. Pero lo que tenés que pensar es que es mejor saber qué es lo que no les gusta de tu forma de educar para poder cambiarlo y que no sigan piensando eso de vos.

Lo bueno de la encuesta es que podés hacer preguntas más específicas y directas como: “¿Hay algún hábito que consideres que tengo y que puedo cambiar para ser mejor profesor?” “¿Hay alguna sugerencia que te gustaría haberme dicho en el año y no tuviste oportunidad? ¿Cuál?”, “¿Hay alguna actividad que te parece que debería repetir el año que viene?” “¿Qué característica debe tener un profesor para ser excelente?”. Luego créate una planilla con las cosas más importantes a cambiar para el siguiente año y conseguí superarte.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.