text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

5 excusas que NO debes usar para salir del trabajo

      
5 excusas que NO debes usar para salir del trabajo
5 excusas que NO debes usar para salir del trabajo  |  Autor: Michiel Jelijs  |  Fuente: Flickr

Decidiste cambiar de empleo y, luego de buscar secretamente ofertas laborales, finalmente conseguiste una entrevista ¿El problema? La cita es en tu horario laboral. En estas circunstancias, tal vez pienses en usar una excusa sin que nadie de la oficina se entere, e incluso ya pensaste en una que seguro es perfecta. ¡Atento! Antes de decirla, seguí leyendo y entérate cuáles son esas 5 excusas que no deberías usar jamás.

Lee también
» Entrevista laboral: ¿cómo hablar sobre tu mayor debilidad?
» ¿Por qué no te llamaron después de la entrevista de trabajo? 
» 5 preguntas en una entrevista de trabajo que no tenés por qué responder  

 

1. La mascota sacrificada

“Debo irme porque me avisaron que mi mascota acaba de morir”

Debe ser la primer excusa que llegan a la mente de las personas, aunque también es la más fácil de derrumbar. ¿El motivo? Recordá que existe Instagram, Facebook, Twitter, y tantas otras redes sociales, donde no solo tú, sino alguien de tu familia puede olvidar  tu excusa y postear una foto del animal. Y no, tu jefe va a creer que “fue un milagro”.

2. El olvidadizo

“Tengo que irme porque agendé una cita con mi dentista”

Si “agendaste una cita” con tu dentista, seguramente lo hiciste hace algunos días o semanas. Por lo tanto, si lo recuerdas solo unos minutos antes de que debas irte, significará que lo olvidaste. Es decir, demostraras que sos poco organizado y no sos capaz de recordar los compromisos que asumiste. Definitivamente es una mala excusa.

3. Mi pobre angelito

“Debo irme… la profesora de mi hijo me avisó que se mi pequeño se siente muy mal”

Mentir sobre la salud de un hijo nunca es una buena decisión, porque es posible la historia deje de ser un engaño, para convertirse en una realidad.

4. El mentiroso que duda

“¿Si? ¿Hola? Llamo para avisar que… emm… mi calefacción se averió y que… emmm… ¡Si eso! ¡Se rompió! Y bueno... emmm… tengo que esperar que vengan a arreglarla”

En este caso la excusa no es tan terrible. El problema son las muletillas y las pausas, que pueden delatarte. Si vas a mentir procurá tener una buena excusa y, sobretodo, sonar lo más natural y seguro posible.

5. La excusa entreverada

“Mira, quería explicarte que voy a tener que irme para ir al médico porque ayer mientras estaba en la playa con mi prima, encontré un pequeño bultito en mi cuello,  luego investigué en libros de medicina, y puede ser complicado si no se mueve, y como el mío es bastante grande voy a tener que revisarlo lo antes posible, porque de lo contrario…”

De lo contrario nada. Tu excusa es muy larga. Cuantos más detalles des, más posible será que luego te olvides de lo que dijiste y caigas en tu propia trampa. Se breve, conciso y no reveles demasiados detalles.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.