text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

La importancia de conocer tu motivación laboral para tener hábitos productivos

      

Cuando sentís que trabajás sin parar y no da frutos, es momento de hacer un alto. Frená, planteate tu motivación laboral, rediseñá tu plan de trabajo y tus hábitos para realmente acercarte a tus objetivos. Descubrí a continuación por qué es importante mantener la motivación en el trabajo para tener hábitos 100% productivos.

 

Lee también
» Colegas tóxicos colaboran con tu productividad
» ¿Qué cosas no hacen las personas productivas? 
» Largas jornadas laborales reducen la productividad 

 

Gretchen Rubin, escritora de algunos de los libros más vendidos según el New York Times, publicó en el portal del Harvard Business Review que existen 4 clases de personas en relación a su actitud a la hora de responder las expectativas laborales y personales, y desarrollar hábitos efectivos: Los aplicados, los cuestionadores, los cumplidores y finalmente los rebeldes. ¿En qué grupo estás vos? Descubrilo y conocé cómo cambiar tu actitud y hábitos.

¿Querés conocer otros consejos para desarrollar buenos hábitos?                        Conseguí el libro Better than Before: Mastering the Habits of Our Everyday Lives de Gretchen Rubin

1.Los aplicados: quienes responden a las expectativas laborales y personales

Las personas que entran dentro de esta categoría son las que saben escuchar sus expectativas y motivaciones personales e interiores, pero también pueden responder a expectativas laborales. Por ejemplo, saben llegar a tiempo o sobrados a una fecha límite impuesta por un jefe, pero también saben imponerse una rutina de ejercicio y seguirla a pie de letra.

La desventaja de esta forma de ser es que se sienten culpables cuando si o si tienen que romper una regla, a menos que cuenten con una buena razón para hacerlo. Del mismo modo tropiezan y dudan cuando sienten que no está 100% claro qué es lo que espera el otro de ellos.

2.Los cumplidores: quienes cumplen con todo lo que les demandan los demás pero no atienden a sus expectativas personales.

¿Tenés un compañero de trabajo incondicional, con el que siempre contás? Seguramente sea un cumplidor, una de las personas que consiguen responder de manera inmediata y efectiva a las demandas y expectativas de los demás. Su problema es que no saben decir que “no” a los pedidos de los demás, lo cual les deja poco o nada de tiempo para responder a sus necesidades y objetivos personales.  Carecen de motivaciones personales, como escribir un libro o emprender un negocio personal, por fuera de su trabajo diario por ejemplo.

3.Los cuestionadores: quienes ponen en tela de juicio toda expectativa

En este grupo de personas están quienes llegan a ser un poco desconfiados por ser tan inquisitivos. Dudan de todas las expectativas que consideran que no tienen una justificación absolutamente sólida. Son racionales, no encuentran motivación para actuar en pos de cosas que carecen de sentido.

Su ventaja es que se toman el tiempo para evaluar cada expectativa, la analizan y toman decisiones cuando están convencidos. La desventaja es que muchas veces temen no haber investigado lo suficiente y quedan nerviosos de que podrían haber encontrado algo que los hiciera cambiar de opinión.

 

4. Los rebeldes: los que no quieren responder a ninguna clase de expectativa

Estas personas son aquellas que se resisten a ser controladas y por eso deciden no responder a ninguna clase de expectativa. Dificilmente respondan a una fecha límite de entrega o a un compromiso.  Casi siempre hacen lo contrario a lo que les piden, pero si los retan, pueden hacer las cosas para demostrarle al otro lo equivocado que están, con lo que indirectamente consiguen motivación.

¿Cómo cambiar tus hábitos negativos?

¿Te identificaste con algún grupo? En el caso de las personas aplicadas y las cumplidoras lo importante para cambiar sus hábitos negativos es aprender a controlar esa necesidad de responder de inmediato a lo que les piden y esperan de ellos. Lo primero que tienen que preguntarse es por qué acceden a hacerlo y cuál es su motivación real. De esta manera podrán ser más productivos porque trabajaran en pos de sus verdaderas convicciones, no solo para cumplir con su deber.  

Además, saber qué clase de persona sos te ayudará a cambiar tus hábitos indeseados, pero también te ayudará a entender mejor cómo son tus compañeros, tu jefe o tus clientes y a persuadirlos en tu favor para tener éxito en lo que deseas: a un cuestionador le darás motivos racionales para convencerlo a hacer determinada cosa y con un rebelde podrás usar psicología inversa.

Por lo tanto, según Gretchen Rubin la importancia de conocerte y saber cuáles son tus motivaciones reales es que te ayudará a ser más felíz y a poder alcanzar el éxito. La razón es que podrás sacar provecho de tus cualidades, tanto buenas como malas, y conseguirás ser más productivos en todos los ámbitos de la vida.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.