text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Entrevista de trabajo: ¿cómo hablar sobre tu mayor debilidad?

      

Si bien algunos de losmitos que rodean a las entrevistas de trabajo no son del todo ciertos, pueden ser situaciones incómodas e intimidantes. Hay ciertas preguntas y peticiones que los reclutadores adoran hacer, pero los entrevistados no disfrutan nada. Por ejemplo, "¿por qué deberíamos elegirte a ti?" o "hablanos un poco sobre vos". 

Guía para superar con éxito un proceso de selección

Una completa guía sobre todo lo relacionado con el acceso a un puesto de trabajo, desde la elaboración de un CV hasta los tipos de entrevistas

Guía para superar con éxito un proceso de selección

Otra interrogante que suele ser difícil de responder es "¿cuál es tu mayor debilidad?". El problema es que mientras el entrevistador está buscando que menciones tus limitaciones, tu instinto te indica que los ocultes. Lo que debes hacer en este caso es formular una respuesta sincera, pero que  además contenga un elemento positivo. A continuación te indicaremos algunos consejos para dar la mejor contestación:

  • No manifiestes que eres incapaz de manejar la presión. El estrés, las fechas límites y los problemas, estarán presente en todos los empleos y deberás hacerle frente.

  • Procurá mencionar habilidades relacionadas con el trabajo. Por ejemplo, si decís que tenés debilidad por el chocolate, lucirás poco profesional y los reclutadores pensarán que no te estás tomando la entrevista en serio.
  • Evitá menospreciar tus habilidades y ser demasiado modesto. Recordá que esta pregunta está diseñada para evaluar tu auto conciencia y habilidades analíticas, por lo tanto, dar una respuesta que detente confianza sorprenderá al reclutador.  

  • La clave está en demostrar que, si bien puedes haber tenido problemas en el pasado, has logrado combatirlos. Por ejemplo, “solía sentirme muy angustiado y ansioso antes de una fecha límite, pero luego de tomar un curso de meditación logré reducir el estrés notoriamente”.

  • Describí tus debilidades como posibles fortalezas. Por ejemplo, “como tiendo a ser muy apasionado sobre mi trabajo, me siento frustrado cuando los demás no comparten mi entusiasmo” o “soy una perfeccionista, y muchas veces suelo perder tiempo en pequeños detalles”.

Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.