text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Hábitos que te impiden alcanzar una carrera valiosa

      

Cuando no logramos alcanzar nuestros objetivos solemos frustrarnos y buscar culpables, aunque en muchas ocasiones la responsablidad nos corresponde a nosotros mismos. A continuación te indicaremos cuales son estas actitudes que no hacen más que autosabotearnos, para que las evites y las elimines lo antes posible.

Lee también
» Críticas constructivas: cómo hacerlas y cómo aceptarlas
» 5 consejos para que te conviertas en un trabajador asertivo 
» Cómo transformar tus deseos personales en metas empresariales 

  • La constante sensación de no estar listos aún

Muchas personas invierten demasiado tiempo a investigando, preparándose, preguntándose, y formándose. Pero en realidad, muchas veces no es necesario otro título o certificado para hacer el trabajo que nos corresponde. Esa sensación crónica es sólo la respuesta a un mensaje interiorizado de una sociedad que sostiene que debemos estar especializados en todos los campos, cuando en realidad, la forma en que uno se capacita para hacer el trabajo es simplemente haciéndolo.

  • El ilimitado, y a veces absurdo, perfeccionismo

La gran mayoría de las personas atraviesan dificultades a la hora de recibir opiniones negativas, aunque generalmente se olvidan de la importancia de curtir la piel y tomar las críticas para fortalecerse. Recordá que manifestar tu opinión públicamente, te recompensará con igual cantidad de beneficios y adversarios, la clave está en aceptarlos y no permitir que te detengan.

  • Querer ser especial

Es posible que otra persona haya conquistado la carrera de tus sueños, pero ese no es un motivo suficiente para detenerte de perseguir tu verdadera vocación. Ten en cuenta que no serán capaces de hacerlo de la misma forma que tú, simplemente porque nadie tiene tu mismo ADN o historia y por lo tanto, es imposible que logren alcanzar exactamente el mismo resultado.

  • La presión por lograr un gran impacto

Habitualmente destacamos aquellos logros que tienen un impacto mensurable en el mundo, pero olvidamos aquellos que son pequeños pero profundos. Recuerda que ninguno es mejor que otro, su dimensión no determina su valor.

  • Sufrir un atasco mental

En ocasiones, le dedicamos tanto tiempo a una idea o proyecto que acabos dudando de cada aspecto e incluso, en el peor de los casos, acabamos por desecharlos en lugar de solicitar ayuda o tomarnos un tiempo para meditarlo. Para evitar que suceda esto, tené en cuenta que la experiencia te ayudará a adquirir más confianza en ti mismo y que podés permitirte diseñar tu pensamiento a medida que exhibís tu trabajo al mundo.

  • Negar nuestras contradicciones

La sociedad desaprueba aquellas personas “contradictorias”, que entran en conflicto con deseos de libertad y seguridad, de egoísmo y altruismo, o de ambición y mediocridad. Lo que sucede, es que debemos aprender a aceptar esas complejas tensiones, ya que estarán presentes en todos muchos aspectos de nuestra vida. La clave está en decir simplemente "cambié de opinión", explicarte y dialogar. 

  • Mostrar inseguridad

A pesar de que te sientas inseguro, tenés que fingir y demostrar que sabés lo que estás haciendo y diciendo. Esta es la única forma de que el público “compre” tu discurso. De lo contrario, estarás saboteando tus propios esfuerzos.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.