text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

14 técnicas para ejercitar tu memoria

      
<p dir=ltr style=text-align: justify;>La memoria es uno de los procesos psicológicos básicos de la mente, a través del cual codificamos, almacenamos y recuperamos información del pasado. Es por esto que <strong>la memoria y el aprendizaje están tan relacionados</strong>.<br/><br/><br/></p><div class=lead><h3>Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)</h3><img src=https://imagenes.universia.net/gc/net/images/educacion/e/eb/ebo/ebook-gratis-tecnicas-estudio-universidad.jpg alt=title= class=alignleft/><p>Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.</p><p>Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.</p><div class=clearfix></div><p><a href=/downloadFile/1148595 class=enlaces_med_registro_universia button button01 title=Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad target=_blank onclick=ga('ulocal.send', 'event', 'DescargaFicherosBajoLogin', '/net/privateFiles/2017/0/18/ebook-tecnicas-habitos-estudio-universidad-.pdf' ,'Paso1AntesDeLogin'); id=DESCARGA_EBOOK rel=nofollow>Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad<br/><br/></a></p></div><p></p><p dir=ltr style=text-align: justify;>Si sos despistado, distraído, tenés problemas para memorizar conceptos ¡no te preocupes, en esta vida todo tiene solución! A continuación te presentamos 14 técnicas para que puedas ejercitar tu memoria.<br/><br/></p><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Enfocá tu atención</strong>. Si ponemos toda nuestra atención en una información determinada es posible aumentar la capacidad de memoria para retenerla. Más allá de las herramientas o rutinas que implementemos, si no logramos concentrarnos no podremos memorizar nada.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Sesiones regulares</strong>. La concentración no servirá de nada si no fijamos sesiones regulares. Tener disciplina y constancia es vital para nuestra memoria. Si dedicamos un poco de tiempo todos los días el proceso será màs sencillo.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Estructura de la información</strong>. Organizar los conceptos e ideas similares o redactar resúmenes nos ayudará a recordar la información. Escribir mientras leemos, visualizar los conceptos, prestar atención a las fotografías, gráficos o imágenes nos facilita el proceso de aprendizaje. Además, dinamizan el aprendizaje y facilitan la asociación y la memorización.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Hablá con alguien</strong>. El hecho de explicarle a alguien lo que aprendimos significa verbalizar el aprendizaje, por lo que aumentamos la comprensión y el recuerdo de la información.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Relacioná la información</strong>. Relacionar conceptos, ideas y datos ya incorporados a nuestra mente con información nueva facilitará el su aprendizaje.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Relajación</strong>. Hacer ejercicios de relajación diariamente y al menos de 15 minutos, mejoran la memoria. Además, colaboran con la reducción de las distracciones y, consecuentemente, con el aumento de nuestra concentración.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Chocolate</strong>. Comer chocolate con moderación y en pequeñas proporciones colabora con nuestro funcionamiento cognitivo, asimismo y favorece la neurogénesis. Por otro lado, tener una buena alimentación entrena a la memoria. Los frutos secos, el huevo y el pescado son alimentos muy beneficiosos para la salud mental.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Ejercicio físico</strong>. La actividad física controla la pérdida de la estructura cerebral por el envejecimiento. Hacer aproximadamente 30 minutos de ejercicio antes de estudiar puede contribuir con el aprendizaje y ayudar a retener mejor la información.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Control de las emociones</strong>. Situaciones de ansiedad y estrés afectan negativamente al rendimiento de la memoria y dificultan la concentración. Eliminemos los factores de estrés y controlemos la depresión.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Dormir</strong>. Tener un descanso de al menos 7 horas es básico para darle un respiro a la mente. Mientras dormimos, nuestro cerebro se dedica a procesar y guardar los contenidos aprendidos, por eso, es fundamental terminar la jornada de estudio a horas coherentes.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Imaginación</strong>. Usar la imaginación para relacionar un significado con una imagen mental, ayuda a la memorización de ese concepto. Esto se debe a que lo asociamos a un aspecto visual. Leer textos que necesiten de nuestra comprensión entrena distintas áreas del cerebro, por esto, no solo es importante que leas, sino que te preguntes a vos mismo qué leíste y qué entendiste de la lectura.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Almacenamiento</strong>. Luego de atrevesar una intensa jornada de estudio solemos pensar que en nuestra mente no es capaz de almacernar màs conocimiento, aunque en realidad, la capacidad del cerebro nunca se completa al 100%. La memoria a corto plazo solamente retiene poca información por limitado tiempo. Para que no olvides los conceptos rápidamente es necesario que no solo los memorices, sino que también los entiendas y los comprendas.</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Recuperación</strong>. Seguro que te ha pasado quedarte en blanco. Para evitar esto, hacé resúmenes y diagramas coloridos de todo lo que lees para ejercitar la memoria visual</li></ul><ul><li dir=ltr style=text-align: justify;><strong>Escuchar música</strong>. Los estudios indican que ciertos tupos de música son útiles para rememorar. Todo lo que aprendemos mientras escuchamos una canción, se puede evocar “tocándola” mentalmente.</li></ul><p> </p>
Fuente: Fotos Universia

La memoria es uno de los procesos psicológicos básicos de la mente, a través del cual codificamos, almacenamos y recuperamos información del pasado. Es por esto que la memoria y el aprendizaje están tan relacionados.


Técnicas y hábitos de estudio que te lleven al éxito académico (EBOOK)

Una guía para todo estudiante universitario que buscan tener un paso exitoso por la universidad.

Contiene recursos, consejos e ideas para que el alumno pueda rendir al máximo y obtener los mejores resultados académicos.

Ebook sobre técnicas y hábitos de estudio para la universidad

Si sos despistado, distraído, tenés problemas para memorizar conceptos ¡no te preocupes, en esta vida todo tiene solución! A continuación te presentamos 14 técnicas para que puedas ejercitar tu memoria.

  • Enfocá tu atención. Si ponemos toda nuestra atención en una información determinada es posible aumentar la capacidad de memoria para retenerla. Más allá de las herramientas o rutinas que implementemos, si no logramos concentrarnos no podremos memorizar nada.
  • Sesiones regulares. La concentración no servirá de nada si no fijamos sesiones regulares. Tener disciplina y constancia es vital para nuestra memoria. Si dedicamos un poco de tiempo todos los días el proceso será màs sencillo.
  • Estructura de la información. Organizar los conceptos e ideas similares o redactar resúmenes nos ayudará a recordar la información. Escribir mientras leemos, visualizar los conceptos, prestar atención a las fotografías, gráficos o imágenes nos facilita el proceso de aprendizaje. Además, dinamizan el aprendizaje y facilitan la asociación y la memorización.
  • Hablá con alguien. El hecho de explicarle a alguien lo que aprendimos significa verbalizar el aprendizaje, por lo que aumentamos la comprensión y el recuerdo de la información.
  • Relacioná la información. Relacionar conceptos, ideas y datos ya incorporados a nuestra mente con información nueva facilitará el su aprendizaje.
  • Relajación. Hacer ejercicios de relajación diariamente y al menos de 15 minutos, mejoran la memoria. Además, colaboran con la reducción de las distracciones y, consecuentemente, con el aumento de nuestra concentración.
  • Chocolate. Comer chocolate con moderación y en pequeñas proporciones colabora con nuestro funcionamiento cognitivo, asimismo y favorece la neurogénesis. Por otro lado, tener una buena alimentación entrena a la memoria. Los frutos secos, el huevo y el pescado son alimentos muy beneficiosos para la salud mental.
  • Ejercicio físico. La actividad física controla la pérdida de la estructura cerebral por el envejecimiento. Hacer aproximadamente 30 minutos de ejercicio antes de estudiar puede contribuir con el aprendizaje y ayudar a retener mejor la información.
  • Control de las emociones. Situaciones de ansiedad y estrés afectan negativamente al rendimiento de la memoria y dificultan la concentración. Eliminemos los factores de estrés y controlemos la depresión.
  • Dormir. Tener un descanso de al menos 7 horas es básico para darle un respiro a la mente. Mientras dormimos, nuestro cerebro se dedica a procesar y guardar los contenidos aprendidos, por eso, es fundamental terminar la jornada de estudio a horas coherentes.
  • Imaginación. Usar la imaginación para relacionar un significado con una imagen mental, ayuda a la memorización de ese concepto. Esto se debe a que lo asociamos a un aspecto visual. Leer textos que necesiten de nuestra comprensión entrena distintas áreas del cerebro, por esto, no solo es importante que leas, sino que te preguntes a vos mismo qué leíste y qué entendiste de la lectura.
  • Almacenamiento. Luego de atrevesar una intensa jornada de estudio solemos pensar que en nuestra mente no es capaz de almacernar màs conocimiento, aunque en realidad, la capacidad del cerebro nunca se completa al 100%. La memoria a corto plazo solamente retiene poca información por limitado tiempo. Para que no olvides los conceptos rápidamente es necesario que no solo los memorices, sino que también los entiendas y los comprendas.
  • Recuperación. Seguro que te ha pasado quedarte en blanco. Para evitar esto, hacé resúmenes y diagramas coloridos de todo lo que lees para ejercitar la memoria visual
  • Escuchar música. Los estudios indican que ciertos tupos de música son útiles para rememorar. Todo lo que aprendemos mientras escuchamos una canción, se puede evocar “tocándola” mentalmente.

 


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.