text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Lenguaje corporal: ¿cómo mantener la imagen profesional?

      
Fuente: Fotolia

El cuerpo humano habla tanto o más que nosotros, por ejemplo, cuando movemos demasiado las manos o tenemos ciertos tics. Muchos gestos dañan la imagen profesional que queremos dar, es por eso que tenés que saber qué gestos no podés hacer en una entrevista o en una reunión del trabajo. ¡Miralos!

Lee también
» Aprendé a venderte como una marca
» Los 5 aspectos que influyen en tu contratación
» Qué conviene hacer y decir en una entrevista de trabajo 


1. No te muerdas las uñas
No solo es desagradable para tu salud o para la vista de los demás. Este gesto denota ansiedad y problemas para controlar las situaciones, es decir, se podría pensar que sos una persona impulsiva. Asimismo, es una imagen que conlleva a la pérdida de jerarquía.


2. ¡Ni el labio inferior!
Morderte el labio inferior y/o humedecer los labios con la lengua equivale a inseguridad, nervios y dudas. Este gesto te quita credibilidad, ¡no lo hagas!


3. Controlá tus manos sudorosas
Si bien no es algo que hagamos intencionalmente, cuando tus manos sudan significa que sentís miedo a no lograr lo que querés. Claramente muestra nerviosismo e inseguridad, y no deja una buena sensación a las personas que saludás. Así que, te recomendamos que si esto te sucede, lleves contigo un pañuelo de algodón contigo, y “secate” las manos antes de saludar.


4. No frunzas el entrecejo todo el tiempo
Es complicado tener control sobre cada músculo de nuestro rostro, pero, cuando fruncís el entrecejo pareciera que estás enojado, molesto o incómodo. Además, este gesto confunde a la persona que está frente a ti: se puede malentender lo que decís con el gesto que hacés. Asegurate de controlarlo, porque las personas pueden entender algo que no querés comunicar.


5. No parpadees constantemente
Una persona normal, parpadea entre 14 y 16 veces por minuto y el número aumentade acuerdo a los nervios que sientas en determinado momento. Es una práctica que distrae a tu interlocutor, te deja como una persona nerviosa y sin poder de liderazgo.


6. No escondas tus manos al hablar
Si acompañas correctamente tu discurso con un movimiento de manos, está bien, da la sensación de seguridad y relajación. Sin embargo, cuando escondés las manos tras la espalda, entre tus piernas, en los bolsillos o bajo el escritorio pareciera ser que estás ocultando algo, o al menos, no siendo sincero.


7. No muevas todo el tiempo la pierna o el pie cuando estés sentado
Gesto típico de personas ansiosas. Denota impaciencia e incomoda a quiénes lo rodean.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.