text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

Consejos para sobrevivir al primer día en un nuevo trabajo

      

Más de una vez lo imaginaste, pensaste en qué ibas decir, hacer, cómo serían tus compañeros, hasta qué tareas tendrás que desempeñar.  A veces, el primer día de trabajo no es tan soñado como lo planeaste, puede que sea un desastre total. Tus compañeros están ocupados y no tienen tiempo de ayudarte, de enseñarte o de explicarte.

Lee también
» ¿Cómo hacer para que tu primer día de trabajo sea excelente?
» 7 formas de impresionar a tu jefe en tu primer día de trabajo
» 4 formas de causar una buena impresión en el trabajo 


En esta nota te enseñaremos una serie de pasos para que te aclimates con el nuevo entorno más rápido y así logres suavizar el impacto de las primeras semanas.


#1. No es tu culpa

Superaste el proceso de entrevistas como un campeón, demostraste tu capacidad y tus habilidades. Los jefes gustaron de vos, ¿qué pasa? Es muy probable que entres a trabajar un día duro en la oficina, pero no te preocupes, sea por el motivo que sea, si tu primer día no es perfecto, no es tu culpa. ¡Ya tendrás días mejores!


#2. Investigá, hacé preguntas y ¡no simules!

El primer día vas a entrar en un terreno desconocido, muy distinto: procedimientos, jergas, costumbres, estilos de aprendizaje nuevos. Es necesario que investigues todo lo que puedas, andá lo más preparado posible. No tengas miedo de preguntar lo que no sabés, de decir “no se usar esto”, es mejor que lo digas de primera y no simules que lo conocés, ahí surgen los grandes problemas.


#3. Interpretá el ambiente

Asimilá no sólo la información que te dicen, sino también la que ves, actitudes, costumbres, gestos, lo no verbal. En los primeros meses, “el nuevo” siempre corre con desventaja, así que te aconsejemos que escuches más de lo hables.


#4. Actuá naturalmente

Nadie causa una buena impresión cuando hace mucho ruido. Los nervios tienden a hacernos hablar y hablar y a hacerlo más rápido de lo normal. La gente que actúa distrae, y esa es una realidad. Te recomendamos establecer vínculos con tu compañeros de trabajo de acuerdo a gustos o temas en común.


#5. Hacé amigos en las horas libres

A veces, para hablar con el jefe tenés que esperar horas por una simple consulta. Mejor, hacete amigos que puedan ayudarte en esas dudas, ellos que no te juzgarán por más sencilla que sea tu pregunta.


#6. Aceptá la frustración

Todos pasamos alguna vez por el primer día, y todo lo que eso requiere: torpezas, desconocimiento. No te vas hacer amigos el primer día, pero si podés empezar a formar buenas relaciones. No te frustres si hiciste todo mal, si te mareaste o si no entendiste. Es normal. El tiempo te va ir acomodando a tu nuevo ambiente. ¡Paciencia!


Lo que no debès olvidar Consejos rápidos para sobrevivir el primer día:

Saludá con entusiasmo. Sonreí a la gente cuando te presenten. No llegues tarde al primer día de trabajo, eso demuestra desinterés o que no estás bien organizado: das una imagen de poca implicación.

Escucha a los demás con atención. Interesate por ellos. Mantené el contacto visual con tu interlocutor. Dejá la timidez en tu casa. Es el momento de hacer nuevas relaciones. Las personas se sienten halagadas cuando te interesas por ellas.

Cuidá tu aspecto siempre, y más aún el primer día. Es un momento en el que te juzgarán sobre todo por tu imagen: tus compañeros o tu jefe te valorarán o clasificarán en función de tu aspecto. Averiguá cómo tenés que ir vestido (estilo) a este nuevo puesto de trabajo: uniforme, traje, o ropa informal.

Hablá poco y escuchá mucho. En las primeras reuniones, no digas nada hasta que estés seguro de aportar algo interesante.

- Está disponible cuando un compañero necesite hablar contigo. Pero no tengas un comportamiento invasivo. No utilices las cosas de tu compañero o dejés las tuyas en su territorio.

- Acordate del nombre de compañeros, quién es quién y cuáles serán tus principales funciones. Si pronuncias en voz alta el nombre de alguien, te será más fácil recordarlo.

- Mantené el orden y la limpieza en tu espacio. Tené siempre a mano un bloc de notas y un bolígrafo.

- La vitalidad es una de las características que más atractiva resulta a los jefes. Sé prudente, humilde y proactivo en todos los sentidos.

- Hablá con seguridad, mostrá interés por lo que dices pero también por lo que explican los demás. Movete y hablá con buen ritmo, sin exagerar.

- No tengas miedo de aportar nuevas ideas, la creatividad es muy valorada.

- Cumplí los horarios: el de entrada, el del almuerzo y el de salida. No seas el primero en irte.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.