text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

4 preguntas que no podés hacer en una entrevista de trabajo

      
Fuente: Shutterstock

Quizás sea raro que te digamos esto, ¿no?, sabemos que las preguntas son una necesidad, y más a la hora de una entrevista de trabajo. El truco está en saber qué preguntar y qué no. No es un tema de cantidad si no de calidad, si hacés preguntas débiles, vas a obtener respuestas débiles.Tomate un tiempo para planificarlas cuidadosamente; a medida que surjan preguntas específicas durante la entrevista en sí, hacelas, pero evitá aquellas que no te proporcionen una visión interna de la organización, y que, con toda seguridad, no te darán respuestas sustanciales.

 

Lee también
» ¿Cómo hablar de tus debilidades en una entrevista de trabajo?
» ¿Cuántos mitos sobre las entrevistas de trabajo son verdad?
» ¿Cómo reaccionar cuándo te rechazan en una entrevista de trabajo?   

 

 

1- Pregunta #1: ¿Para cuándo se ocuparía el puesto?


Sabemos que es muy tentador saber esto. Pero tené en cuenta que los recultadores escuchan esta pregunta a diario, por lo que corrés el riesgo de que te respondan sarcásticamente. Claro está, que no buscan gente para ocuparlo en seis meses, si hubo una convocatoria es porque precisan gente inmediatamente. Igualmente, por más que tengan apuro en contratar gente, demorarán entre dos y cuatro semanas en volverte a llamar, si es que lo hacen.


2- Pregunta #2: ¿Por qué buscan gente?


La respuesta es muy obvia, buscan gente porque la necesitan. Un modo astuto de preguntar esto es, ¿por qué/a qué se debe esta convocatoria? ¿Es porque el grupo se está expandiendo? Si es así, es un buen momento para hacer una pregunta de seguimiento, es decir, puede ser porque la persona anterior consiguió un ascenso, lo que nos indica que la organización crece, o quizás porque el anterior renunció.

 

 

3- Pregunta #3: ¿Cuál es el horario?

 
Es una pregunta muy engañosa. Pueden pensar que querés saber el horario para calcular cuanto necesitas para llegar en hora, o pueden interpretarlo somo señal de desinterés, y que tu pregunta se debe a que te preocupa saber cuando vas a salir. Sabemos que es necesario mirar el reloj, pero es una pregunta innecesaria si lo que buscamos es generar una primera impresión positiva. Recordá que tu futuro jefe va estar evaluando todo, incluso la calidad de tus preguntas. Por eso, si la respuestas a tu pregunta no te va a dar una idea de la tarea, o de la cultura del trabajo, mejor evitala. Un consejo: cultivá la observación, prestá atención al ambiente y al entorno laboral.

 

 

4 - Pregunta #4: ¿Por qué te gusta trabajar aquí?


No es buena idea cuestionar al entrevistador, muchas veces esto lleva a un callejón sin salida, además con una respuesta casi de cajón, que será “por la gente”. En su lugar, podés preguntar, ¿cuál es una de las principales razones por las que te gusta trabajar acá, aparte de la gente? Preguntarlo de esta manera te da pie a una posible segunda pregunta que será: ¿Es debido a las oportunidades de formación y la capacidad de crecer? Esta es una buena línea de pregunta para hacer sobre el final de la entrevista, cuando las cosas se sienten menos formales y que ha establecido una buena relación.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.