text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Las bebidas azucaradas aceleran el envejecimiento del ADN?

      
Autor: Tambako the Jaguar  |  Fuente: Flickr.

Una investigación divulgada a través del American Journal of Public Health demostró que tomar bebidas azucaradas, tales como Pepsi o Coca-Cola podrían acelerar el ritmo de envejecimiento del ADN.

 

Lee también
» Consumir bebidas light aumenta el riesgo de contraer diabetes

 

 

Para llegar a esta conclusión se encuestó a 5.309 personas de entre 20 y 65 años sobre sus hábitos de consumo. Además, se estudió el ADN de sus glóbulos blancos.

 

La investigación en detalle

Llevando a cabo el procedimiento antes mencionado se pudo comprobar que las personas que tomaban una botella de 350 mililitros de bebidas azucaradas a diario presentaron cambios de ADN típicos para las células mayores en 4,6 años. Esto significa que sus relojes moleculares estaban adelantados más de lo que deberían.

 

Además, los investigadores identificaron un acortamiento en los telómetros o extremos de los cromosomas en las personas que tenían un consumo más alto de este tipo de bebidas.

 

Para entender esto, es importante saber que los telómetros son regiones repetitivas que disminuyen su tamaño con cada división celular y, que están vinculados con la longevidad, con algunos tipos de cáncer, con enfermedades cardíacas y con la diabetes. De esto se puede desprender que las bebidas azucaradas podrían llegar a provocar a largo plazo la aparición de células cancerosas.

 

¿Los refrescos engordan?

Si bien los refrescos light o cero están permitidas en varias dietas para adelgazar, no sucede lo mismo cuando hablamos de las bebidas en su versión original.

 

Tomar una lata de 330 mililitros implica introducir en el cuerpo 39 gramos de azúcar, es decir que su índice glicémico es sumamente alto. Es justamente esto último lo que hace que aumentemos de peso, ya que nos da una sensación de saciedad, aun cuando seguimos teniendo hambre. 

 

Otras investigaciones en la materia


Por un lado, un artículo publicado enThe Yale Journal of Biology and Medicine propone que sustancias tales como el aspartamo pueden activar parcialmente el sistema de recompensa cerebral, lo que podría provocar un aumento del apetito y una necesidad de tomar azúcar.


Por otro lado, un estudio de la University of Southern California determinó, a través del estudio de animales, que el alto nivel de azúcar de estas medidas puede alterar una región del cerebro denominado hipocampo. Esto a su vez, puede provocar una modificación en procesos vinculados con el aprendizaje y la memoria espacial. De todos modos, aún resta hacer otros estudios para hacer juicios de valor más certeros.


Por último, una investigación publicada enJAVA en 2012 planteó un vínculo entre las bebidas azucaradas y la aparición de diabetes tipo 2. Esto se podría deber al aumento desmesurado de calorías y la concentración de azúcares absorbidos por la sangre.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.