text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿De qué manera el estrés puede ser bueno para la salud?

      
Fuente: Universia.

Si bien el estrés provoca contracturas, malestar y mal humor, existen algunos aspectos en los cuales el estrés puede ser saludable según una investigación realizada por la Universidad de Berkeley.

 

 

Lee también
» Las 4 estrategias para combatir el estrés
» 10 formas creativas de combatir el estrés en el trabajo
» Aumentan las consultas por estrés y ansiedad en Buenos Aires 

 

 

 

 

 

El estudio realizado por Kaufer y Elizabeth Kirby permitió concluir que el estrés agudo o de corta duración prepara el cerebro para un mejor rendimiento, ya que genera un nivel óptimo de alerta y mejora la actividad cognitiva y de comportamiento.

 

 

¿En qué consistió el estudio?


Kaufer y Elizabeth trabajaron con ratas para analizar su comportamiento ante situaciones de estrés. Su análisis permitió comprobar que los eventos estresantes importantes, pero breves, provocan una proliferación de las células madre del cerebro en nuevas células nerviosas que, dos semanas más tarde optimizan el desempeño mental del animal.

 


Si el rendimiento del cerebro es mejor cuando los animales están más alertas, el estrés lo que provoca es una prolongación de este estado por más tiempo. Asimismo, se pudo  comprobar que las hormonas del estrés dan herramientas a los animales para adaptarse.

 


Por otro lado, las investigadoras decidieron ver de qué manera este trastorno afecta la memoria. Lo interesante de su descubrimiento es que pudieron apreciar que en el caso del estrés agudo, éste afecta la memoria, más precisamente al hipocampo, mientras que el estrés agudo parece favorecerla. Además, se comprobó que luego de un período de estrés se construye una gran cantidad de neuronas, por lo que la memoria y la actividad mental funcionan mejor dos semanas después

 

  

Estrés bueno y estrés malo


Actualmente se conocen dos tipos de estrés: el distrés o estrés malo y el eustrés o estrés bueno.

 

 

El estrés malo surge cuando una persona se ve sobrepasada y pierde el control sobre su vida. Cuando esto sucede, el cuerpo se tensa más de lo necesario y está más propenso a enfermarse por falta de energía.  

 

El estrés bueno, por su parte, está relacionado con situaciones en las que las personas tienen la capacidad de resolver lo que se les plantea. En caso de que el individuo reaccione de la manera esperada, esto puede tomarse como un reto que puede generar satisfacción, y motivar la creatividad y la atención.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.