text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿De qué manera se distribuye el tiempo de un profesor?

      

La mayoría de las personas piensa que el trabajo de los profesores radica únicamente en las horas de clase impartidas, lo que suma a la hora de las opiniones formadas por ejemplo en que son profesionales que ganan un salario similar al de otros empleados por un promedios de horas de trabajo que es igual o inferior al resto.

 

Lee también
» 6 consejos para usar Twitter como herramienta educativa
» Google Classroom: 5 respuestas para entender cómo funciona  
» 8 aplicaciones pensadas para profesores  

 

 

Pero esas opiniones deben ser silenciadas, ya que según los datos recogidos a nivel mundial en la encuesta TALIS 2013 y en Education at a Glance 2014, los profesores de Secundaria realizan una jornada laboral de 38 horas en una semana de trabajo típica, de las que la mitad del tiempo, es decir 19 horas, se dedican a dar clase. El resto del tiempo lo destinan a otras actividades relacionadas con la enseñanza como la planificación y preparación de clases, tarea que supone alrededor de siete horas, y a corregir el trabajo de los alumnos, que representa unas cinco horas, según se recoge en el blog de la OCDE Education Today que firma Dirk Van Damme, responsable de Innovación en Educación.

 


A su vez, los profesores realizan alrededor de seis horas para asesoramiento o apoyo de los estudiantes, a actividades extracurriculares y a comunicaciones con los padres, lo que indica que realmente los docentes se involucran en relaciones pedagógicas más amplias con los estudiantes que van más allá de la mera enseñanza, teniendo un papel fundamental en el desarrollo social y emocional de los alumnos.

 

 

Además, dos horas son para tareas administrativas y de gestión, entre otras laborales. Cuatro horas a la semana son dedicadas por los docentes para participar en la gestión de la escuela y en trabajos administrativos en general del centro. La encuesta arrojó que, un profesor pasa aproximadamente tres horas en el trabajo con otros docentes para debatir y comentar su actividad, una interacción que evidencia que ser maestro no es ya una profesión solitaria en su ejecución.

 


Tal así como los datos lo demuestran, la jornada laboral de un profesor contrasta con la percepción popular y refuerza la idea de la transformación de la figura del docente, que se convierte, poco a poco, en un profesional que participa de forma colectiva en las organizaciones. Sin embargo, este cambio no se está produciendo sin tensiones ni conflictos, puesto que las actividades adicionales de los maestros suelen realizarse con escasa o nula regulación legal.

 

 

Un punto muy importante de todo esto, es que estos cambios no son apreciados por la sociedad por lo que se incide en la necesidad de regular el trabajo y darle cobertura legal, teniendo en cuenta la variedad de tareas que se llevan a cabo y los cambios producidos en el rol del docente. A su vez, se considera necesario hacer más visible el trabajo de los docentes para que se pueda valorar y reconocer el papel real que tienen en la enseñanza.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.