text.compare.title

text.compare.empty.header

Noticias

¿Cómo manejar tus emociones para focalizar tu atención?

      
Fuente: Universia

Está claro que el recurso más preciado de los líderes es su atención, ya que es lo que hace que las cosas sucedan y además es lo más demandado por el resto de los trabajadores. Pero, ¿qué sucede cuando como líder no lográs focalizar tu atención? A continuación te damos algunas soluciones.

 

Lee también
» Claves para mejorar tu atención en clase
» Una buena alimentación puede reducir el déficit de atención

 

>> Desarrollá tu capacidad

Afortunadamente hay una buena noticia: la capacidad de concentración puede incrementarse. ¿Cómo? Gracias a la ayuda de la meditación, de pasar tiempo en contacto con la naturaleza o de dormir lo suficiente. La clave está en comprometerse a realizar esto por lo menos una vez por semana. De esta manera, no solo mejorarás tu atención, sino también te diferenciarás del resto que no destina ni un minuto de su tiempo a crecer como persona.

 

>> No abuses de la tecnología

La atención es finita y por lo tanto, también lo es tu capacidad de focalizarte en una sola cosa. La situación se torna aún más compleja con la presencia de los dispositivos móviles, que no solo demandan gran parte de tu atención durante mucho tiempo, sino que hacen que desplaces algunas de tus tares de liderazgo con tal de usarlas.

 

>> Decile no al multitasking

Otra de las cosas que atentan contra tu atención es el multitasking. Mientras que algunas tareas insignificantes pueden realizarse en paralelo, las tareas realmente significativas no se pueden dar ese lujo. Este último es justamente el error que comete la mayoría de los líderes: tratan distintos temas relevantes al mismo tiempo y por ende, no pone todo de sí mismos y lo resultados logrados no son los esperados.

 

>> No te satures

En la mayoría de los casos, el resto de los empleados quiere captar tu atención y que les destines una parte de tu tiempo. Esto puede llevar a que tu agenda se recargue y pierdas la posibilidad de tener un margen para prevenir todo lo que pueda llegar a suceder. Mejor intentá dejar espacios en tu calendario para poder destinarle tiempo a cosas que surjan a último momento y para que tu productividad no disminuya.

 

>> No pierdas el tiempo

Como líder, es probable que tengas la capacidad de identificar los momentos en los que tu presencia no es fundamental. Si en una reunión sentís que no tenés nada que aportar, tenés que pedir perdón y tener una sana conversación con quienes la organizaron. Dejales en claro que no tendrás problemas en asistir a los eventos cuando tu presencia sea requerida y donde seas una pieza fundamental para discutir los temas que se planteen.


Tags:

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.